El problema de no saber

Es interesante ver como algunas regulaciones, sentencias judiciales, estudios y recomendaciones al hablar de Internet o de Tecnología en serio parecen quedar tan descolocados que no pueden, siquiera, hacer una mínima extrapolacion para ver las ridiculeces que dicen. De hecho sería divertido leerlos si no fuese porque los que hacen estas cosas tienen el poder de influir sobre nuestras leyes o la opinión pública.

Uno de los primeros casos que me vienen a la memoria es el del juez estadounidense que dijo que "el adware no se puede impedir y hay que tomarlo como una de las cargas de usar Internet"; luego apareció un juez español que determinó que "comprar en Internet con una tarjeta ajena no es una estafa" y finalmente, Amnistia España dice que "en los videojuegos se vulneran los derechos humanos".

Es interesante, de acuerdo a estas "autoridades" o "expertos" en Internet no hay castigo para; instalar programas sin autorización de los usuarios en sus PCs... dando con esto una base para que se puedan llenar las PC's de programas de terceros; tampoco es un delito usar una tarjeta ajena... por lo que si no es delito, el banco tiene derecho a obligarte a pagar so pena de, si te negás, a estropear tu historial crediticio... y finalmente lo de Amnistía.. que mejor que usar las palabras de nacho escolar "Les contaré un secreto: en los videojuegos no se pueden vulnerar los derechos humanos porque -no se lo van a creer- los monigotes que salen en la play no son personas de verdad".

Este tipo de regulaciones/tendencias solo sirven para:
- frenar el desarrollo de internet;
- perder la confianza de los usuarios hispanoparlantes, de por sí mucho menos propensos a poner la tarjeta en un sitio de comercio electrónico
- y finalmente para atacar la paranoia de los videojuegos "agresivos".

Lo que mas me sorprende es la diferencia con una empresa de comercio electronico como e*trade que por motu propio decide reembolsar a las víctimas del fraude online como una forma de reforzar la confianza y ampliar su mercado.

Derechos Internet