Fabricas de reputación, lindo nombre para una práctica oscura

black hat redes socialesHace unos días me pidieron que de una opinión de una nota en La Nación sobre las fábricas de reputacion un nombre bastante marketinero para algo que es lisa y llanamente saber como funciona una comunidad online para mentir y hacer que un cliente deje de tener reputación negativa para lograr una positiva o al menos neutral.

Y repito, no estoy hablando de SEO donde uno busca posicionar en Google resultados positivos sobre negativos sino simplemente tener un ejercito de personas pagas para twittear cosas positivas para ahogar con su flujo de datos las noticias negativas de una persona o marca, o de dejar comentarios positivos en redes sociales (ie: Facebook) o comunidades verticales (ie: Tripadvisor para viajes), es imposible darle vueltas al asunto y encontrarle una veta positiva.

Entiendo que digan: “hey pero muchos bloggers o twitteros publican información incorrecta y así me defiendo” a lo que yo respondería: “es peor, hay gente que critica a los medios tradicionales pero usa su blog o twitter para ensuciar a otras personas a sabiendas de que es una MENTIRA solo para lograr una portada en el menéame o más tráfico a su blog” ¿y? ¿eso implica que uno debe usar tácticas oscuras porque otros lo hacen? ¿estamos en un mundo donde digitalizamos la ley del talión?

La reputación uno la puede “fabricar” o la puede construir…. esa pequeña diferencia semántica hace que este contento con un par de miles de seguidores en Twitter en vez de decir tengo cientos de miles porque los compré, cuando leo que:

“Nathan Barker, director de Reputation 24/7, asegura haber abierto más de 2000 cuentas falsas en distintas redes sociales desde que su firma comenzó a operar en 2008. Sus clientes más fieles son tres multinacionales y dos compañías que operan en la Bolsa de Londres, de las cuales recibe 10.000 dólares por mes” … “papelón de Orlando Figes, profesor de Historia en la Universidad de Londres, quien debió disculparse y pagar compensación a sus rivales luego de que se descubrió que él era el autor de comentarios en los que se calificaba su trabajo de “fascinante” y el del resto de sus colegas de “horrible”. Para el fundador de Warlock Media, el error de Figes consistió en “no haber confiado el trabajo a profesionales”.

Leo esto y solo puedo opinar que una persona (Nathan Barker) tiene un ejercito de mercenarios con cuentas falsas a las que Facebook y todo servicio debería dar de baja constantemente y a otra persona (Chris Angus) decir que el problema no es mentir sino hacerlo sin ser profesional.

¿Me estoy perdiendo de algo o es una de las cosas más anti-éticas que escuché? En serio yo me imaginaba que comprar followers o “mejorar” un perfil de Linkedin diciendo solo cosas lindas me parecía terrible pero esto… esto es simplemente encontrar el punto clave donde destruir el valor de una comunidad online que es la suma del conocimiento colectivo buscando que parte de los algoritmos son susceptibles de “lastimar” y así hacer que la gente tome decisiones de compra basados en información falsa, lea papers académicos sin verdadera verificación de sus pares o que pierda datos de información real en toneladas de twitts con mentiras.

Gracias matiasn por el link y pedirme opinión :)

10 thoughts on “Fabricas de reputación, lindo nombre para una práctica oscura”

  1. Yo doy fe que de mis más de 1,800 seguidores en Twitter ninguno es comprado. Aún así sospecho que la mitad deben ser bots :P

    Pocas prácticas me parecen más cortoplacistas y nocivas que ésta. Nos jode la confianza, nos jode la percepción real de las cosas. Como si fuera del todo posible tapar una mentira comprando opiniones. Si algo tiene de característico Internet es que tarde o temprano el nudo termina rompiéndose por el lado más delgado. Sí, nada va a impedir que sigan habiendo chantas que buscan la forma fácil de inflar sus números de seguidores y “likes”. Lo importante es estarlos poniendo una y otra vez en su lugar.

  2. esto no es nuevo, es MUY viejo y hay miles de ejemplos, el más común es la política.

    El equipo de “medios” de un candidato hace:

    .- llamar a toda radio donde se toque tal o cual tema y hablar bien del candidato o mal del rival
    .- en cuanto hay un periodista encuestando en la calle, llevar a toda la unidad básica a responder sus preguntas (recuerden el caso de Ibarra al que le mandaban gente del partido a saludarlo por la calle y salió en off hablándolo con un asesor)

    En la web es viejo también, el sembrado de blogs que al día de hoy todavía hay agencias vendiéndoselo a los clientes, el twitteo de famosos que en vez de ofrecerte algo te hablan de falsas virtudes. El twitt es vendible, pero hay formas y formas

    Y como bien decís, una cosa es SEO y otra es falsas comunidades. En la web se practica hace rato en encuestas, atacar masivamente una encuesta es básicamente un DDOS sobre el resultado de esta, saturarlo, no importa como.

    En mi blog sucedió en un par de encuestas, era tan pero tan obvio cuando entraban en grupo los bloggeros K o los del PRO a votarla que tuve que reprogramarla completamente y agregarle tres métodos distintos de filtro que AUN ASÍ SON VIOLABLES.

    Como dice Beto, esto en tal caso afecta la percepción, pero hay un punto que falta ver ahí: la mayoría de los que hacen esto YA SABEN cual es su imagen, sólo quieren mentir para ganar más clientes y que no se sepa la verdad.

    Entonces podemos concluír que todos los clientes de este tipo de firmas son cuasi-estafadores a sabiendas y les importa un bledo que a nosotros nos resulte poco ético porque… ¡ellos no tienen ni ética ni moral! ¿que problema tienen? ¡ninguno!

    No se olviden de los FUD de Microsoft cuando vivía pendiente del crecimiento de Linux y la cantidad enorme de documentos falsos que financiaron a consultoras para ensuciar el mercado.

  3. Creo que todo se equilibria como en la Bolsa de Valores. Miles de rumores intentan hacer cambiar las cotizaciones bursatiles, miles de falsos comunicadores nos dicen cual es el papel de moda que subira la próxima semana, y miles de fondos de inversión apuestan en contra o favor de un determinado sector o papel, sin embargo NADIE puede contra lo que ocurre en la economía real. Si hay variaciones, y ese es el viaje al sentimiento en el que estamos todos. Y en este mar de información (falsa, verdadera, sin valor de verdad, tautológica o contradictoria) es donde una vez mas quienes usan múltiples fuentes de información, quienes se manejan validando lo que leen y razonando y sacando sus propias conclusiones son lo que ganan.
    Es tal como lo decis anti-ético y espantoso, pero inevitable. Mil veces preferible eso a la “censura” de Dios Facebook, o Dios Google.
    Muy bueno el post

  4. Y qué haces cuando en el plano político tu rival tiene un ejército de personas buscando cosas negativas para publicar, aunque muchas sean falsas y no paran de repetirlas??? pues terminas creando otro ejército igual o mas grande para contrarrestar esto.

    Es ley de vida, es defensa de una marca o imagen de una persona no habiendo además otra forma de conseguir la retirada de las mentiras del contrario a tiempo, haciendo que cada hora con esta publicidad negativa tenemos una pérdida de imagen.

    Así son las cosas, lo único es que en muchos países anglosajones esto se llama lobby y en los latinos se llama estafa, pero vamos no deja de ser algo natural.

    Alejandro.

Comments are closed.