Mito: los ganadores no abandonan

los ganadores saben cuando abandonar


Uno de los mitos urbanos más escuchados en el mundo de los emprendedores e innovadores es “Los ganadores no abandonan” y creo que pocas veces escuché una estupidez semejante; lo inteligente no es seguir amarrado al Tittanic porque “soy un ganador” sino saber cuando salir sin irte a pique con la mirada estoica en el horizonte…. sea porque le diste a un iceberg tamaño Groenlandia o porque nadie te ayuda a evitar que lo atravieses pensando que es de manteca.

Para ponerlo de otra forma; si tu proyecto no funciona, si tu proyecto está en un mercado sobresaturado, si no podés sumar valor desde tu posicion, si sentís que el mercado cambió y no podés competir desde ese lugar… yo pensaría seriamente si seguir en ese camino o no.

Y ayer, mientras leía Why Talented Creatives Are Leaving Your Shitty Agency que me pasó Fernando Barbella pensaba que lo mismo aplica cuando estás en un mercado de tanto movimiento como el nuestro… aunque seas parte de una agencia o una corporación.

Uno de los dos o tres mayores activos que tiene un emprendedor, un creativo o alguien que suma valor a una estructura como estas es su tiempo porque el tiempo se va y no vuelve, se lleva modelos de negocio y se lleva oportunidades mientras solo te suma frustraciones… si no entendés que hay cosas o momentos que hay que pasar a pérdida estás en el juego equivocado y te recomiendo seguir mansamente a un jefe en vez de tratar de cambiar, aunque sea en una escala diminuta, una parte del mundo.

Con esto no quiero decir que “listo, cerremos” es la respuesta definitiva a los problemas; porque podés cambiar de modelo, podés innovar en procesos, podés apuntar a diferentes mercados o simplemente empezar desde cero… pero no te creas que por abandonar algo sos un perdedor, porque eso es una estupidez.

El único consejo que puedo darte es, tratá que el Titanic no se hunda sin dar batalla pero acordate que nadie le hubiera vuelto a dar un barco a Edward Smith :)

Y como siempre vuelvo a recomendarles que lean The Dip porque en serio, “Los ganadores no abandonan” es un mito urbano… y como ese libro es de Seth Godin quizas le crean un poco más que a mi :P

6 thoughts on “Mito: los ganadores no abandonan”

  1. Justo estaba pensando en lo mismo. Se ve que somos varios los que leemos a Godin en su feed de Facebook. :P

    Hablando en serio, es un tema clave el que tocás en este post. Clave con mayúsculas.
    Buena parte de todos los fracasos de cualquier industria puede comprobarse que se debieron a no querer aceptar que las cosas iban mal y había que cambiar de rumbo (mientras todavía se podía). Puedo imaginarme unas cuantas corporaciones grandes que ejemplificarían muy bien este concepto…

    1. @ramiro
      ojo que lo de Godin está bueno porque como es respetado y etc vale la pena, pero el concepto es un poco más amplio que el que plantea en su libro.

      Yo en serio creo que muchas veces la gente no se da cuenta que hay que tomar decisiones como salir de un startup, de una inversión o de una empresa si no podés avanzar/sumar-valor/crecer y entonces se quedan encerrados en la idea que todos les imponen de “los ganadores no abandonan”

      1. Los ganadores, por definición, no pierden. La forma más eficaz de no perder es no fracasar, para lo cual hay que saber cuándo modificar el rumbo –o bajarse– del metafórico Titanic.

        Que los ganadores no abandonan, aunque eso los haga fracasar, es casi un insulto a la inteligencia…

  2. pregunto, es que no abandonan o que abandonan en silencio sin que se note demasiado? :D conozco varios “ganadores” que andan a sus anchas no reconociendo abandonos pero la realidad es otra y la imagen que tratan de sostener contradice los hechos.

    es que bueh, justo estoy en una sociedad que considera un sólo fracaso como el último y final con una extraña concepción del triunfo único y estático que no tiene una mierda que ver con la realidad del mundo, pero así es mi país :D

  3. Considero que el timming de bajarse a tiempo es similar al de tomar una oportunidad en el momento justo. A veces el error se seguir es el costo de aprender.
    No olvidemos, siguiendo la linea del Titanic, que un emprendedor da mas con los musicos que con Di caprio, lleva tiempo entender que cuando uno se baja a tiempo puede seguir con su musica en otra parte.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *