El futuro (incierto) de los weblogs

Es un honor para mi participar en esta serie de blogguests en Denker Uber, mientras Mariano se dedica a sus menesteres conyugales ;)

Para mi, hablar de weblogs es siempre interesante. Los weblogs en sí mismos, son interesantes, pero hay dos tareas imposibles de llevar a cabo: definir lo qué es un weblog y clasificarlos. No voy a intentar, aquí, realizar esa labor, no se asusten. Simplemente, me pregunto, y haré en este post una pequeña reflexión, acerca de cuál es el futuro de los weblogs.

En primer lugar, no cabe duda el interés que despiertan los blogs en la sociedad. Los primeros en fijarse en las posibilidades comunicativas de este medio fueron los periodistas. Los medios tradicionales echaron el ojo inmediatamente a los weblogs y de todos es conocida la polémica sobre si los weblos suponen una amenaza para el monopolio mediático o no. Los anglosajones hace tiempo que han llevado los blogs a las escuelas y la universidad. Aquí estamos empezando y, como en otra áreas, la gente no conoce el inmenso potencial comunicativo que tienen las bitácoras. Son inmensas las posibilidades que pueden tener los blogs en las empresas, no sólo como herramienta de trabajo en grupo, sino como auténticos gestores de conocimiento. Finalmente, los blogs parecen haber calado hondo en los políticos. Mariano también nos ha hablado estupéndamente de esto.

Está claro, pues, el papel que empiezan a jugar los weblogs en un escenario social que lo podríamos considerar formado de una constante evolución tecnológica, una alto nivel de globalización y dinamismo (cambio constante en odos los sentidos). A medio plazo empezaremos a ver como el término weblog se convierte en cotidiano, como lo es e-mail. En ese escenario, me pregunto si podrán sobrevivir los weblogs personales e independientes.

La segunda reflexión, pues, es sobre la libertad del weblogger para postear. Insisto en que no sé definir un blog, pero desconozco qué parte de él queda cuando falta la auténtica libertad para escribir. La mayoría de los webloggers conocen perfectamente los límites de la autocensura y 'lo políticamente correcto'. No estoy seguro que en un futuro no muy lejano existan personas absolutamente independientes dedicadas a mantener un weblog. Ya sé que la indepedencia absoluta, como la gratuidad, no existen en esta sociedad. Tan sólo pienso que, a medida que los blogs se integren en la normalidad de la Red (y, por tanto, en una sociedad que evoluciona rápidamente por derroteros no precisamente muy optimistas), los blogs no dejarán de ser blogs, seguramente, pero no lo serán como actualmente.

En tercer lugar, el pez grande siempre se come al chico. Con Wallop, por ejemplo, Microsoft quiere tener una herramienta de gestión de redes sociales. Ese proyecto, al parecer muy ambicioso, pretende incluir la herrramienta en el sistema operativo de Microsoft integrándola con todo su software, lo que puede suponer la expansión total finalmente de este medio. La tímida compra de Blogger por parte de Google sería otro ejemplo, a otro nivel pero que no difiere mucho en intenciones del anterior.

Finalmente, la evolución llegará también a los weblogs en tres aspectos que, a mi modo de ver, ya están influyendo en la forma de hacer weblogs: estándares, moblogging y sindicación. Sin embargo, dichos aspectos requieren de ciertos conocimientos técnicos y el reto será construir herramientas sencillas para los usuarios.

¿Qué opinan ustedes?.

Weblogs