Categorías
Corporate IT

Fragmentación

Lograr que el mercado corporativo adopte una plataforma tecnológica, depende de varios factores, pero uno de los más importantes es la «coherencia» de la misma. Unix, en su momento amo y señor absoluto de los servidores corporativos, perdió mercado a manos de Microsoft debido a esa variable.

Linux llegó al mercado con la promesa de unir la «estabilidad y confiabilidad» de Unix; el ahorro de costos propio del Open Source y una unicidad de plataforma.

Las diferentes «distribuciones» hicieron que esa unicidad corra peligro y ahora UnitedLinux trata de resolver este problema.

UnitedLinux
Formado por SuSe, Caldera, Conectiva y TurboLinux buscan ganar participación en un mercado dominado por RedHat y su distribucion (acaban de lanzar la 8).

El objetivo es hacer un release de una distribución estándar, apuntada al mercado corporativo y que evite que las empresas tengan que lidiar, con versiones diferentes y kernels diferentes.

Ventajas
Para las empresas, la ventaja principal es saber que el hard y el soft que compren va a soportar esta distribución y al tener soporte de los ISV / IHV no van a tener problemas de compatibilidad para sus inversiones.

Y los desarrollos in-house van a tener una base estándar para correr y evitar problemas con las distribuciones. Y se va a acabar el problema de tener diferentes versiones instaladas.

Pero en realidad los grandes beneficiados de esto, son las empresas que armaron esta movida; por un lado pueden lograr certificaciones de calidad o de compatibilidad con Hard y Soft que les permiten acceder a clientes que antes no podían llegar; por otro lado,

Y por último los beneficiados son los Vendors, porque ahora con soportar las Versiones de Red Hat y UnitedLinux ya estarían en condiciones de abarcar el 65% del mercado de Linux corporativo.

Dudas
Espero que este desarrollo no termine fragmentando el mercado como pasó con Unix, porque pese a que tienen los mismos paquetes de instalación y comparten el kernel con el resto de las distribuciones; Red Hat no se sumó a la propuesta y se dejaron de lado a otros, como Mandrake y Sun.