El yo cuantificado

Hace ya un tiempo estoy leyendo algo de teoría sobre el Yo cuantificado o el Quantified Self, ese idea que imagina que el hecho de medir cada actividad diaria puede ayudarte a mejorar tu calidad de vida al saber exactamente que haces, consumís, gastás, comés, ejercitás y etc, una idea que a simple vista parece no sólo atractiva sino una simple extensión del hecho de compartir lo que hacés en cada una de las redes sociales en las que participamos.

Hasta que ví este video y me quedo dando vuelta una frase que no me termina de cerrar:

“El yo es el centro de operaciones, la conciencia, la brújula moral. Así que si queremos actuar más eficazmente en el mundo tenemos que conocernos mejor”

Entiendo sinceramente la lógica atrás de esto, los números duros te permiten analizar tendencias y saber exactamente que estás haciendo bien y que estás haciendo mal; o para ponerlo en lenguaje web, así como analizás la “vitalidad” de un sitio web para saber que necesitás mejorar, pero… ¿brújula moral? ¿conciencia?

No creo que seamos todos una Stepford Wife ni creo que la medición extrema de nuestros hábitos nos permitan expresar algo básico de nosotros que es la unicidad que nos pertenece y que se pierde si todos tenemos que completar las metas de Nike Fuelband, mejorar nuestro humor gracias a MoodScope o seguir los hábitos de Lift o equanimity

Entiendo al “Yo Cuantificado” como una excelente herramienta si sabés usarla en su justa medida para poder avanzar en un punto específico de tu vida; pero hasta en lo básico los números por si mismo pueden ser una simple métrica de ego en vez de una métrica de mejora personal (OMFG… no puedo creer haber escrito eso :P) algunos ej: ¿control de peso? genial pero … además de adelgazar ¿seguro no perdiste nutrientes?, ¿evolución de tus objetivos como corredor con una app de Android? perfecto… pero ¿pensaste en un entrenador o un grupo donde puedas compartir mejoras gracias a factores externos como alimentación, equipamiento o simplemente evitar lesiones para seguir lo que te dice una app?

No, no soy un “Luddite” pero creo que estamos endiosando la era de los datos en cosas que si no se toman como son (herramientas) que necesitan análisis reales, no sirven para nada… y creo que esto es apenas una primera etapa del famoso: Data, Information, Knowledge, and Wisdom como escalera.

En defintiva, el Yo Cuantificado es interesante pero pensar que una pulserita de nike te va a aydar a encontrar tu compás moral es como creer en unicornios azules.

Links: Si quieren leer algo interesante, esta nota de The Economist es buena y el sitio Quantified Self tiene más recursos de los que puedas imaginar.

16 thoughts on “El yo cuantificado”

  1. Creo que eso viene del adagio corporativo “solo se puede administrar lo que se puede medir”. Y como corolario, si no me mido y comparo, no puedo estar disconforme conmigo mismo, ni necesito comprar MacBook Airs nuevitas y relucientes que me hagan sentir mejor.

    Me parece que es una perspectiva miope, conocer exactamente cuánto dormiste el último trimestre no suplanta la genial capacidad del cuerpo de ponerse a roncar en cualquier situación cuando uno lleva un par de noches caminando por toda la casa tarareándole algo a un bebé.

    Lo mismo que una empresa grande, de amplios procesos y precisos barómetros, se ve superada hasta el ridículo por la startup ágil y simpática, que se acomoda la Sarbanes-Oxley entre ambas mejillas, el que suele ser más feliz no suele ser el que conoce perfectamente sus tiempos de digestión, sino el que sabiamente se fija dónde está el baño cuando entra a algún lugar.

  2. Es raro leerte en esta pose -por lo menos para mi- pero entiendo que ante demasiado ruido desde un lado uno solo puede actuar reaccionar tapándose los oídos desde el otro.

    Seguro que vamos a tener un tiempo (¿2 años? ¿tiene sentido poner un numero?) de gente que va a construir su brújula moral por un cluster de apps, pero ¿alguna vez surge la cultura de otra forma que haciendo percha el juguete y después aprendiendo a jugar?

    Saludos,
    Mando

      1. Me refiero a que nadie piensa -inicialmente- en el uso extendido o correcto de una tecnología novedosa y nos quedamos en la superficie, jugando …

        ¿control de peso? genial pero … además de adelgazar ¿seguro no perdiste nutrientes?

        … y que si estás leyendo día sí y día lo de la “brújula moral” puede que lo tomes como ruido y este post resulte una forma de decir “basta ya”

        Lo que traté de sintetizar, es que creo que todo comienzo cultural empieza al bastardearse, al ensuciarse, diciendo que es “una brújula moral para gobernar tu cuerpo” cuando a lo sumo te dice “acabas de quemar 100 calorías menos, hazlo de nuevo”. Pero por algo se empieza.

      2. @mandomando
        estas equivocado o me malinterpretaste (o no me lees en gral) la tecnologia me encanta pero no es algo que existe en el vacío. Y los que están proponiendo su uso lo hacen en plan dogma y seguir la tecnología por seguir la tecnología en si misma es estúpido y cortoplacista.

        Todas estas tecnologías ayudan y potencian lo medible y mejorable, pero la frase “brujula moral” no es mia sino de uno de los que fomentan este movimiento y esa frase es específicamente lo que no tiene sentido y cuando la dicen en un TED y todos lo aplauden no entienden los peligros que entiende eso.

        Eso es mi punto :)

      3. Es probable que yo esté equivocado. Te leo bastante y te veo mas como tecnófilo que como tecnófobo; ya me dirás si me equivoco :)

        Tal vez soy un punto mas compasivo con los dogmáticos: tarde o temprano se cansan, pero no es malo que tres o cuatro anden predicando a favor de la “brújula moral” (no te colgué la frase y si así pareció, sorry) porque incluso aceleran los tiempos de adopción. Aunque lo digan en TED o en el Mobile congress.

        (lo había puesto en G+ : https://plus.google.com/106949164222086841566/posts/M8Jmr19RA1t)

        Te sigo leyendo

      4. @mandomando; no soy ni tecnofilo ni tecnofobo… para mi la tecnologia es una herramienta y no un fin en si mismo (de hecho no uso G+ porque es una mierda a colores) y no creo que la adopcion se base en vender espejitos de colores :)

  3. Creo que si bien hay cosas que se pueden medir, y se pueden controlar (vacunarse, aumentar el consumo de proteínas, etc) hay también una conexión con nuestro cuerpo y con nuestra percepción que “nos dice” qué está bien, qué nos gusta. Y gracias al cielo, lo que está bien y lo que nos gusta cambia de persona a persona, ya que si bien los ingenieros son necesarios, también lo son los agricultures, los artistas, los médicos.

    La tendencia industrial de medir todo se queda corta cuando aparecen la creatividad, el placer, al risa.

    La diversidad es uno de los motores fundamentales de la vida y la evolución en la naturaleza y en la cultura. Es cuestión de recordarlo, y de respetarlo.

    Y qué ridícula esa idea de que hay “una forma mejor”, no? Hay muchas formas, y ya.

    Yo siempre estuve obsesionada con la delgadez, por razones vanidosas (99%) y de salud. Ahora estoy gordita, pero resulta que está creciendo pelo en mi cabeza como nunca en casi 20 años. Entonces, cualquier médico diría que el peso más saludables es un par de kg. por debajo del peso recomendado, pero en mi caso eso significo simplemente hambre, stress, piel manchada, falta de sueño, y caída del cabello. Quizás más flaca duro más, pero un hambre larga parece más bien un castigo largo, no una forma saludable de vivir. Más allá de lo que digan los números…

    1. @ramiro
      No soy optimista o pesimista sino cauto ante los dogmas que quieren imponernos en base a “el futuro”

      Creo que hay millones de cosas medibles pero no creo que ni una de estas sea una métrica de un “norte moral” porque eso es simplemente ser un utilitarista o interesado ;)
      Abrazo

  4. Existen cientos de tests que son psicométricos, sirven básicamente para medir, es decir, cuantificar ciertas características de la personalidad (tanto del yo consciente como del yo inconciente) a partir de la utilización de baremos.

    Pero estos tests psicométricos para ser REALES tienen que cumplir con dos reglas CIENTIFICAS básicas que son la Confiabilidad y la Validez.

    Es decir, que midan lo que realmente dicen medir y no otra cosa, y también que si se vuelve a tomar la prueba en otro momento bajo las mismas condiciones que se busca medir, que brinde el mismo resultado.

    Todo lo demás, es marketing al servicio de la ganar dinero en vez de generar una verdadera mejora en la CALIDAD (y no cantidad) de vida.

  5. Lo interesante es que haya gente que quiera someterse voluntariamente a esto. Llegar a querer controlar todo sobre sus vidas, con el respaldo de los números. Y suponer que eso mejora la calidad de vida. Esa es la cuestión moral de fondo: la imposición de que “medir la vida” es algo bueno, lo cual es totalmente falso, porque seguramente nunca tu vida será lo suficientemente buena.

  6. “Así que si queremos actuar más eficazmente en el mundo tenemos que conocernos mejor”

    Coincido 100% con esa frase!. Solo que conocerse mejor va mucho mas allá de mediciones con productos electrónicos y de cualquier otra historia que te quieran vender. Para conocerse mejor hay que zambullirse probablemente en lugares oscuros y rever muchas cosas personales y profundas. Muy pocos lo pueden hacer enserio. Para todos los demás, los que no se animan a pasar por lugares incómodos para conocerse mejor, les es mas fácil creer que la conciencia y la brújula moral las medis con las pulseras Nike+

    1. @daniela
      no entiendo bien que tiene que ver una cosa con la otra, estas hablando de mediciones físicas y vos de conciencia que son mundos diferentes :)
      saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *