Denken Über El weblog de Mariano Amartino donde escribo sobre tecnología, estrategias y cosas de internet.

Hace 2 años

Marissa Mayer: CEO y Presidente de Yahoo!

Marissa Mayer

De llegar a su techo en Google a ser la ejecutiva número uno en Yahoo! Marissa Mayer (la foto es de DLD 2009) acaba de dar el salto menos esperado en la industria a ver si logra salvar al que una vez fué el ícono de Internet, aunque no hay un reporte o comunicado oficial Dealbook lo da como oficial y sinceramente no puedo dejar de pensar que era el único camino que le quedaba.

Para entenderlo, Marissa Mayer pasó ser el empleado número 20 de Google, ser una de las 4 caras reconocibles de la empresa a nivel mundial, ser la responsable de muchas de las desiciones de diseño e implementación y ver como pasan las oportunidades a los 37 años cuando ya tenés todo financieramente resuelto en tu vida debe ser molesto en un entorno como el de San Francisco/Silicon Valley

Sinceramente no sé si Marissa va a lograr dar vuelta el sinking-ship que es Yahoo! pero veamosle el lado positivo; Yahoo! sigue teniendo una base de usuario excepcional, sigue teniendo algunas de las APIs mas usadas y sobre todo sigue teniendo un valor de marca que está fuera de las discusiones bursátiles…

Si Marissa Mayer como nueva CEO de Yahoo! logra llevar un poco de su propio equipo y entrar en los espacios que Google está estupidizandose al querer ser una red social (cosa que no es por más que nos fuercen a usar Google Plus amenazandonos con repercusiones en SEO) puede tener una mínima chance y si lo logra ¿quien te quita el mérito de haber hecho algo interesante con una empresa por la que ofrecieron unos 54.000 millones pero que luego cayó a menos de la mitad y desde ese momento está estancada?

3 comentarios por ahora

Andres

Y te faltó decir que es muy linda… mejor dicho, está muy buena!

jose

Se nota que le gustan los retos.

Gonzalo

Son las personas con ese ímpetu las que realizan, las generan cambios importantes que afectan la vida de muchos, las que incluso cambian la historia. Sí, personas individualizables, mal que les pese a muchos.