Pepsi Music 2013: el Festival Más Desastroso de la Historia

Por Clau Alderete 

Barro en el Pepsi Music1

Si el miércoles pasado la segunda fecha del Pepsi Music 2013 no terminó en una tragedia es porque cada uno de los 60.000 asistentes tuvimos mucha suerte. Y dejar a la suerte la seguridad y el bienestar de tanta gente fue una actitud criminal por parte de la organización, que no hizo absolutamente nada para paliar las consecuencias del temporal sobre el terreno de la ex Ciudad Deportiva de Boca Juniors, condenando al público a un campo cubierto de barro resbaloso, escasa iluminación, falta de asistencia del personal, robos repetidos incluso dentro del llamado “VIP” y falta de baños. En definitiva, una desidia que pocas veces vi en los 20 años que llevo asistiendo a recitales de rock.

El día después encontró a las cuentas de Twitter y Facebook del autodenominado “Festival Más Grande de la Historia” (¿?) llenas de quejas y comentarios negativos. Lejos de algún tipo de autocrítica o pedido de disculpas, nadie desde la compañía los respondió, en un manejo más acorde a un festivalito improvisado por una ONG voluntariosa que por una marca que tiene 10 años de festival en sus espaldas y que comparte compañía madre, Cervecería y Maltería Quilmes (CyMQ), con otro gran festival, el Quilmes Rock. (Disclaimer: trabajé para el equipo de RRII de CyMQ entre 2004 y 2008, como miembro de su agencia de RRPP).

Y no sólo eso: desoyendo por completo los comentarios, se despacharon con un posteo como el de abajo, que tuvo más de 100 comentarios a las puteadas y que, como era esperable, borraron un poco más tarde. Felicitaciones para los estrategas de social media de CyMQ (o su agencia), ¡así se maneja una situación crítica online, chicos! (Cada día es más evidente que en muchas empresas grandes no tienen idea alguna sobre cómo lidiar con una situación negativa online. ¿Se imaginan su capacidad de respuesta ante una tragedia? Me llevaría otro post entero despacharme).

Posteo Pepsi Music Barro

Hay que decirlo en voz alta: si Cromagnon le enseñó a la organización del Pepsi Music una lección sobre lo que es cuidar al público, es evidente que se olvidaron demasiado pronto del asunto. El terreno de la ex Ciudad Deportiva no estaba el miércoles en condiciones para albergar un recital de esa magnitud por el simple hecho de que nadie se molestó en señalizar el terreno, agregarle más iluminación o más personal de seguridad para guiarnos en el camino imposible de transitar de un escenario al otro. El barro -jabonoso, pastoso, que nos hacía caminar como zombies bajo dosis de LSD- sumado a la penumbra, hubiera sido una trampa mortal en caso de una estampida, o difícilmente hubiera colaborado en cualquier situación de emergencia. La salida después del recital fue, directamente, una escena de terror. @demimollo armó un muy buen Storify sobre su vivencia.

No sé ustedes, pero lo que yo espero como público en cualquier espectáculo es excelencia arriba y abajo del escenario. La organización de un festival tiene la obligación de cuidar a su público, y de darle garantías de que ha hecho todo lo posible para que nadie vuelva a su casa en una bolsa mortuoria. Algo de esperanza: la mayoría de las quejas que leí en las redes tenían relación con el estado del terreno y muchas de ellas contenían alguna alusión a la tragedia en Once. Eso quiere decir que tal vez nosotros como público algo hayamos aprendido.

Y por otro lado, ¿alguien en el Gobierno de la Ciudad se va a hacer cargo de que el predio de Costanera Sur NO tiene infraestructura para este tipo de eventos masivos? Independientemente del todavía confuso incidente de la noche del sábado, en el que decenas de vecinos de San Telmo, Monserrat y Puerto Madero fueron evacuados supuestamente por los temblores producidos por el sonido que llega desde el predio (y que ya había ocurrido el miércoles durante el recital de Pearl Jam, según contaba @firemancito, un bombero de la zona en su cuenta de Twitter), no entiendo cómo un inspector o autoridad de la Ciudad pudo haber aprobado la realización del recital en ese predio en las condiciones del miércoles a la noche. Tal vez desde el VIP el barro no se podía ver ;)

Volviendo a los organizadores, a pesar de que me contacté con el equipo de RRII de CyMQ y acusaron recibo de mi mail diciendo que “volverían ASAP a mí”, al momento de escribir el post nadie se contactó conmigo otra vez, demostrando que 1) Si no tienen nada que decir al respecto, no estoy segura de que realmente les importe 2) El público les interesa sólo hasta el momento en que compran un ticket.

Bueno, yo sí tengo algo para decirles, y es más bien un ruego: si luego de 10 años de festival no han aprendido a cuidar a la gente y no están a la altura de lo que se necesita para garantizar la seguridad del público, sigan produciendo gaseosa, cerveza y agua mineral (que cobraban $25 la botellita en el predio, un robo a mano armada, un descaro) y dejen que otros organicen recitales. Esta vez se les notó demasiado que recortar por el lado de la seguridad fue su primera opción cuando los números no les cerraron. Por el bienestar de las miles de personas que viven y disfrutan de la música en Argentina, no hagan todo lo posible para enlutar otra vez al rock. La próxima vez podrían no ser tan afortunados.

Gracias Martin Castellani por la foto del barro que ilustra este post ;)

Clau Alderete, a.k.a @laclaux, periodista, llevaré por siempre en mí el #GenPR. Kaizen como Social Media Manager. Me inspiro a veces en Quemando Cromo y engordo en Merienda Tour.

| Opinión
Tags:
El Festival Más Pepsi Music 2013