It’s TALENT, stupid! (and balls…)

En los últimos 150 años, el periodismo nos ha regalado algunos de los escritores más deliciosos. Autores tan disimiles como Bernard Shaw, Mark Twain, Hemingway, Hunter Thompson, Gabriel García Márquez, o Rodolfo Walsh, empezaron su carrera en las letras como periodistas. Yo conté tres premios nóbeles ahí, ustedes?

Además del talento indiscutible, tenían huevos. ¿Quién puede negar eso de Walsh, de Thompson? Hubo una época en que los informes periodísticos cambiaban al mundo con el poder de la pasión, de la verdad, y de la desfachatez. Como olvidar los Pentagon Papers y la la lucha ardiente del New York Times en pos de la libertad de expresión... O la cobertura del escándalo Watergate, de la mano de Bernstein, Woodward, y el Washington Post.

Siempre los periódicos impresos han sido un negocio, y está claro que el dinero es necesario y es bueno. Y siempre esa guerra, la competencia con otras publicaciones, la radio, la TV, se han ganado con calidad, talento, y un par buen puesto. Ese es el poder del que se habla cuando se hace referencia al "4to Poder".

Muchos de estos periodistas que nombré no fueron a la Universidad. Leyeron mucho. Escribieron mucho. Viajaron mucho. Basta poco para notar que los tiempos cambiaron: un vistazo al Clarín o La Nación (impresos, eh, con tiempo a revisiones) hace evidente que los periodistas de hoy (todos con uno o dos títulos universitarios) tienen serias dificultades deletreando o componiendo oraciones coherentes. ¿Quizás es el estrés post-traumático que sufren estas pobres almas por las desventuras corridas en pos de la investigación que están reportando? Para nada, lo más cercano al peligro al que los expone su profesión en el 2010 es estar demasiado cerca de la barra brava de San Lorenzo en Sudáfrica. Nuestras expectativas bajaron: okay, no cambies el mundo, no me digas nada que Twitter o un blog no me hayan contado, PERO APRENDÉ A ESCRIBIR, MACHO! Les conté que el jefe de la sección deportiva del prestigioso The Guardian, de Londres, se la pasó escribiendo chistes en Latín en su reporteo oficial del partido Argentina-Grecia, confundiendo Grecia Antigua con el Imperio Romano? Mirá acá, si no me creés...

En una época en la que la "old media" llora porque internet es mala, llora porque los números no dan, y pide plata plata plata, llegó Rolling Stone para recordarnos de qué se trata. Con una nota-reportaje-investigación brillante, provocó el escándalo político más importante de la era Obama, corriendo al desastre petrolero BP/Nueva Orleans de los top headlines. Es una nota que implicó tiempo, inteligencia, tacto. Es increíble como el periodista logró la confianza del tipo que hasta hace unas horas dirigía la guerra en Afganistán, y de sus consejeros. McChrystal es el hombre por el cual Obama rompió su promesa de retirar las tropas de este país, ya que el general en cambio pidió refuerzos y se le enviaron trescientos mil hombres. Este fue uno de los movimientos más criticados de Barack y marca la importancia McChrystal, que ha contado con un amplio apoyo de Demócratas y Republicanos. En este contexto, este soldadito sale on the record a soltar comentarios obviamente incendiarios y otras barbaridades. La legitimidad de ese on the record no fue negada. En lugar de eso, en un par de días, ha cambiado la historia política narteamericana, y la dirección de una guerra que hace 9 años que no tiene dirección.

¿Pero cómo que no sabías? Si, si, y por si no hiciste click arriba, hacé click acá porque esta historia se puede leer online. El reportaje tal cual va a aparecer en la edición de Julio. Y ha sido linkeado y meta-linkeado y reproducido hasta el cansancio en blogs, periódicos online, periódicos impresos, en inglés, francés, y coreano.

Y Rolling Stone gana plata. Vendiendo revistas impresas. Vendiendo publicidad. Cubriendo el mundo de la música, si. Pero también con las entrevistas más fascinantes (la mejor entrevista a Larry Brilliant que leí jamás es de RS). Después de todo, es la publicación que vio a nacer a Hunter Thompson. Tanto lectores como anunciantes saben que RS ofrece un contexto y un contenido de calidad exquisita: en diseño, en fotografía, en investigación, en prosa. Leíste bien, en investigación: en los últimos años la labor investigativa de RS en política, medio ambiente, y sociedad, ha sido impecables. Aclaro que hablo de RS US, a no confundir con la edición Argentina (que por suerte publica traducidad algunas de las piezas de su contraparte yanqui). Ojo que también cortan alambres con el culo: hace unos meses, en una medida financiera-diseñística, RS cambió sus dimensiones y la calidad del papel a nivel global. Pero, por lo visto, no comprometen la calidad editorial.

Obvio que a Playboy 2010 no le va tan bien como antes. "Antes" era cuando publicaba fotos de Marilyn Monroe desnuda y entrevistas geniales a Kurt Vonegut. Fucking Marilyn Monroe. Fucking Kurt Vonegut. ¿Y ahora nos quieren vender la última foto de alguna reality star operadísima y los ingeniosos comentarios de Letterman? Gracias, pero no, gracias. Tu problema, Playboy, no es la internet. Tu problema sos vos.

Ya tenemos Twitter. Ya tenemos Facebook. Ya tenemos excelentes blogs (como el Huff, TC, y Uberbin). Estas son plataformas que cumplen su cometido satisfaciendo (nuevas) necesidades. Al igual que la radio o la TV en su momento, no matan a nadie. La old media se suicida, en su frenética carrera (avivada por ansiedades financieras y jóvenes profesionales del marketing y la social media) por ser mil cosas y no ser nada, ocupar mil lugares que ya están ocupados. Y la nueva camada de periodistas no ayuda, ya que están mucho más preocupados por el próximo almuerzo gratis o viaje promocional, que por ganar algún Nóbel o conquistar el mundo. No puede ser que me quieran vender Maureen Dowd por Truman Capote. No es lo mismo.

La industria editorial lo tiene claro: sabe que hizo la plancha durante una década de la mano de J. K. Rowling y Harry Potter (aunque te duela, hater, son libros escritos maravillosamente bien), y en el último par de años de la mano de Stieg Larsson. La industria editorial se queja un poco de internet, pero sabe que la respuesta no está ahí: el porcentaje de ebooks vendidos (o pirateados) es mínimo (con unos cuantos cientos vendidos, un título llega a top seller en Kindle, para ser best seller en el mundo real hacen falta cientos de miles). La industria editorial busca el nuevo Larsson, porque tiene claro que

- la gente lee más que nunca (a pesar de las leyendas urbanas que declaman lo contrario),
- la gente no es boluda y busca material bien escrito y entretenido,
- la gente está dispuesta a pagar por ese contenido que desea, y lo desea impreso. En papel.

Así que queridísimos amigos periodistas, periódicos, "old media": tomen nota. Dejen de mirar el patio ajeno. La noticia inmediata escrita mediocremente por pseudo estrellas y teñidísima de opinión la encuentro en blogs (por eso te adoro, Mariano! :D). A los Trending Topics de Twitter los puedo ver yo solita. Cubran SU espacio con prosa de calidad, con investigaciones corajudas, con belleza. El éxito del periodismo como expresión social y económica se cimentó sobre los hombros de tipos como Franklin o Hemingway. Y esos tiempos no son tan lejanos: tanto la cobertura de Watergate como la publicación de los Pentagon Papers (ambos considerados el momento cumbre de la historia del periodismo) ocurrieron en los '70s. Varias decádas después del nacimiento de la radio y la televisión (ambos acusados de "asesinos de los newspapers" en su momento). Larguen blogs, medio departamento de mkt, y la social media, y busquen talento. Un tip: por más que digan por ahí que con 10.000 horas basta, el talento no se aprende (Lorca y Cortázar escribieron bien desde los 7 años, lo lamento, muchachos esforzados). En la busqueda de talento, apunten a gente que sepa deletrear en español (o el idioma en que publican). Desechen galanes y busquen héroes: hace 25 años pagábamos en medio mundo free speech con sangre, ¡y los periodistas de hoy se cagan al momento de publicar la caripela de Mahoma! Inviertan plata, tiempo, y lomo en historias jugadas, que cuenten algo nuevo, que develen lo oculto.

¿Querés mi plata, periódico? ¿Querés un almuerzo gratis y respeto, periodista? Dame literatura. Mostrame lo que me es invisible. Ofreceme algo que no tengo. Poné huevos.

Y contratá al próximo Rodolfo Walsh-Shaw. Estoy segura de que anda por ahí...

Desempleado.

Nota al pié: como contrapartida de mi llamado a los periodistas a ser héroes, hoy podemos leer a John Carlin escribir en el prestigioso diario El País de España "Cualquier reportero, si es honesto, lo reconoce: el periodismo es un oficio indigno. Siempre esperando, siempre suplicando." Le duele en el alma tener que levantar el teléfono más de un par de veces para conseguir una entrevista.

Supongo que si le toca vivir un mes con soldados, en las mismas barracas que los soldados, comiendo lo que comen los soldados, y tocando temas delicadísimos, se suicida.

Pero bueno, después de todo, como dice Maureen Dowd "Rolling Stone es la revista antibélica hippie"... "Liberal" en términos yanquis, seguro, pero hippie? Si, hippie como Hollywood, Apple o Google... Los dejo riéndose...

Autor: Laureana se define como Jumper/Singer/SongWriter y es conocida por su música, su twitter o... haber hecho Ignite Buenos Aires durante todo el año 2009.

| Destacadas Medios Opinión
Tags:
periodismo