Denken Über El weblog de Mariano Amartino donde escribo sobre tecnología, estrategias y cosas de internet.

Hace 2 años

Ciberguerra, de negaciones, afirmaciones y noticias

Stuxnet: Anatomy of a Computer Virus from Patrick Clair on Vimeo.

Hace más de un año hablé de la Estrategia Internacional para el Ciberespacio de USA y como USA ya anunciaba que podía considerar un “acto de guerra, actos hostiles conducidos en el ciberespacio” que en la práctica implica el derecho a aplicar doctrina de guerra a hechos digitales… “me hackeás y te bombardeo”

¿La realidad? es que mientras todos hablaban de las sospechas de la creación de Stuxnet como herramienta de ciberguerra para frenar el plan nuclear de Irán nadie tenía pruebas firmes de eso, todo cambió hace un par de días cuando el New York Times publicó Obama Order Sped Up Wave of Cyberattacks Against Iran (link que les recomiendo ampliamente) y apareció la primer no-negación a lo que se sabía: Stuxnet fue creado por USA, modificado por Israel sin que USA lo sepa y finalmente terminó haciendose público por culpa de un pendrive.

¿Que Stuxnet es una noticia vieja? Claro que si, ya hay variantes que no necesitan siquiera desplegarse con un pendrive y hasta hay variantes que se automodifican en base a instrucciones del hardware que quieren “detener” o “frenar” pero hay algo que es más que grave y que ArsTechnica pone en el tapete: la admisión de la creación y existencia de Stuxnet por parte de USA e Israel abre la puerta oficialmente a represalias de terceros

¿El problema? El enemigo en una ciberguerra no necesita tener bunkers gigantescos como Osama ni necesita tener desfiles como Kim Jong-un o un ejercito “gigante” como Saddam y ese es el peor problema que van a tener que enfrentar al dejar algo así flotando en Internet.

Mientras tanto la noticia del New York Times hizo que John Kerry ponga en duda la decisión del diario de publicarla porque “no sirve a los intereses del pueblo” frase que cualquier político de tercer categoría usaría para decir que los medios son malos en vez de reconocer que deberían haber controlado mejor el programa de Ciberguerras.

sin comentarios por ahora