#Transición: algunas ideas sobre los medios sociales del Presidente de Argentina

Por @laclaux (*)

Actualización vol2, 22/12/2015. Finalmente hoy el nuevo gobierno cuenta con @CasaRosada en Twitter y con Casa Rosada Argentina en Facebook, luego se varios días de gestiones con ambas redes. Este es un muy buen momento para legislar sobre la propiedad de los bienes sociales del Estado y cómo deben pasar de administración en administración con el fin de evitar volver a vivir el papelón que presenciamos semanas atrás.

Actualización: minutos después de publicar este post, @ivancqc me avisó que @CasaRosadaAR cambio su bio a “Twitter de las Presidencias Néstor Kirchner y Cristina Kirchner 25 de mayo 2003 al 10 de diciembre 2015. No oficial al 10/12/2015”. De esta manera el gobierno saliente se estaría adueñando de manera ilícita de una cuenta que debería ser considerada propiedad del Estado. Al tratarse de una cuenta verificada, hay ciertos requisitos que debe cumplir o perderá la verificación. Por otro lado, la administración entrante puede reclamar la @cuenta mediante un proceso formal pero sencillo. Continuará. 

Por primera vez en la historia, la #Transición entre dos gobiernos incluirá en la agenda el traspaso de los medios sociales de la Nación. Sí, lo sé, el país tiene muuuuuuchos otros temas de prioridad extrema y esto parece ser una nimiedad en la agenda; sin embargo, las cuentas en redes sociales que representan específicamente al Poder Ejecutivo (PE) han cobrado una relevancia superlativa en los últimos años y eso es innegable. Por desgracia, la administración saliente los ha utilizado más como unidades básicas y espacios militantes que como representantes de ese poder del Estado. Y eso tiene que cambiar.

Entonces: cuando mañana esos medios sociales cambien de manos, estaremos ante una muy buena oportunidad para repensar bajo qué estructura funcionarán a partir de ahora y entendiendo que lo que ocurre con los medios sociales del PE y de toda la Nación se engloba dentro de una problemática aún mayor y más profunda que deberá encarar la nueva administración: la imperiosa separación, por el bien de la República y sus ciudadanos, de los conceptos de Estado, gobierno y partido/persona.

No hay una sola fórmula. Un repaso por la estructura de los medios sociales del Poder Ejecutivo de Brasil, Chile, México, Estados Unidos, Rusia, Francia y Sudáfrica arroja como resultado que en general cada país utiliza una organización diferente, que describo a continuación como mero ejercicio intelectual y comparativo, en la búsqueda a la mejor propuesta posible para Argentina.

Medios que representan de manera amplia al gobierno del país. Es el caso de Chile, México, Francia y Sudáfrica que tienen cuentas en Twitter, Facebook YouTube y/o Instagram bajo el concepto de “Gobierno de…”. Allí se refleja la actividad de los diversos equipos de trabajo que forman parte no sólo del Poder Ejecutivo sino también del Poder Legislativo. Son generalistas y abarcativas, en general impersonales.

Medios que representan a la sede del Poder Ejecutivo. La Casa Rosada, The White House, el Palais de l’Élysée, el Palacio do Plánalto, el Kremlin, The Union Buildings (inactiva desde 2014): todos ellos tienen sus propios medios sociales, un combo compuesto por Twitter, Facebook YouTube, Google+ y/o Instagram, según el caso. Respecto a sus contenidos, publican sobre temáticas variadas, no dejan de ser más bien institucionales (exceptuando por supuesto el uso vergonzoso de @CasadaRosadaAR), impersonales y con poco espacio para una comunicación más humana.

Medios personales que son usados como oficiales por presidentes o primeros ministros de cada país. No sólo Cristina Fernández de Kirchner sino también François Hollande, Dilma Rousseff, Enrique Peña Nieto, Vladimir Putin y su primer ministro Dmitry Medvedev usan sus cuentas personales en diversos medios como una forma de comunicación oficial en su rol de cabeza del PE de sus respectivos países. Dependiendo el caso, suelen ser más o menos humanas, desacartonadas y hasta divertidas, y las hay escritas en primera o tercera persona. Cada jefe de Estado le pone su sello. Una mención aparte para el modelo de uso de las cuentas personales de Barack y Michelle Obama: tanto en Facebook como en Twitter se aclara que son administradas por el staff de Organizing for Action, una ONG que milita por Obama y sus propuestas. En Twitter, cuando alguno de ellos personalmente escribe un tweet lo firman como bo. o –mo.

Cuentas específicas de la figura de Presidente o Presidenta de la Nación. Son los casos menos frecuentes y, a mi entender, los que mejor cumplen con esa división entre Estado, gobierno y partido/persona que mencionaba al principio. Barack Obama estrenó en mayo @POTUS (acrónimo de President Of The United States, en Twitter y Facebook) y el presidente sudafricano Jacob Zuma dispone de @SAPresident (inactiva desde 2013): ejemplos de cómo la investidura presidencial es tratada como un bien del Estado en redes sociales. En el caso de Sudáfrica, @SAPresident es el username o @handle, mientras que el nombre de la cuenta cambia con cada administración. Adicionalmente, Estados Unicos también acuñó @FLOTUS (First Lady Of The United States, en Facebook y Twitter): una forma de renovar el rol casi decorativo de la primera dama, y otorgándole a esa investidura también la categoría de medio social estatal que refleja la profusa actividad de la Sra. Obama en causas sociales y políticas.

De manera definitiva y absoluta, necesitamos separar los medios sociales del Presidente de la Nación de aquellos que pertenecen al hombre o la mujer que al menos por cuatro años ejercerá ese cargo: es una expresión más de la transparencia que los ciudadanos de Argentina estamos necesitando. Que la investidura del Presidente/a de la República Argentina tenga cuentas en medios sociales es un buen paso para desterrar del personalismo berreta que hemos presenciado en los últimos dos períodos presidenciales. Ejemplos de lo que no deberíamos volver a ver nunca jamás: en el sitio de Casa Rosada (que tiene su propia Fan Page) el ícono de Facebook lleva a la Fan Page de Cristina Fernández de Kirchner, que fue usada como canal oficial de comunicación; en el sitio de CFK el ícono de YouTube te lleva al canal de Casa Rosada. Dos ejemplos pequeños de que la administración saliente tuvo enormes problemas para entender la separación entre lo público y lo privado… también en redes sociales.

La nueva administración se encuentra ante una oportunidad única de dar el ejemplo en ese sentido, y sentar precedente para Argentina. ¿Cómo debería ser a partir de ahora? En Twitter y en Facebook la nomenclatura de los medios sociales del Presidente de la Nación deberían ser @PresidenteAR en Twitter y facebook.com/PresidenteAR en Facebook, siguiendo el ccTLD propio del país (gracias @chapita por el aporte en este punto); a lo largo de los años podría mantenerse el @username y cambiar el nombre conforme cambie la persona que ejerce el cargo de elección a elección. Desde @PresidenteAR, el Presidente Mauricio Macri podría contar en primera persona el trabajo de su gobierno, su posición sobre temas relevantes de orden nacional e internacional y otorgarnos una mirada personal, transparente y verdadera de lo que significa el ejercicio de la presidencia de un país. Y considero necesario además una @PrimeraDamaAR activa y comprometida con las causas en las que elija trabajar, para que Juliana Awada en su nuevo rol aproveche el enorme poder de los medios sociales como canales de masificación de mensajes. (Pedido al margen: señor casi-Presidente Mauricio Macri, ¡regálenos el placer de un @petesouza local, por favor! Yo tengo un candidato, si le interesa :D)

Por su parte, a Mauricio Macri, el político y ciudadano, nadie podría reprocharle que use su ecosistema online personal para impulsar la plataforma partidaria de la alianza Cambiemos que lo llevó al sillón de Rivadavia, que exprese su apoyo a candidatos/as en las elecciones por venir, opine sobre su amado Boca Jrs., se queje porque le sacaron los capítulos de la Pantera Rosa de Netflix o interactúe con la gente que lo alaba o lo critica. Sería ideal que, de forma similar a las cuentas personales de Barack y Michelle Obama, haya un equipo detrás de ese ecosistema, y que la comunicación no sea en primera persona, para dejarle esa voz particular al Presidente.

Ideas, simples ideas surgidas de charlas informales con colegas como @elotrohugo y @agimenez. Fáciles de implementar y que colaboran con la renovación y el cambio del que se habla hace meses. En 24 horas asume un nuevo gobierno y hay mucho por hacer. Que sea lo mejor para todos los ciudadanos de este hermoso país :)

(*) Clau Alderete, a.k.a @laclaux, periodista, eterno intento de blogger. Llevaré por siempre en mí el #GenPR. Criatura digital en estado de pura experimentación, kaizen como Brand Strategy Manager. #NaciEnMoron. Hace mucho que no me inspiro en Quemando Cromo y paré un poco de engordar en Merienda Tour. Disclaimer: todo lo expuesto en este post representa mi opinión personal y no tiene relación alguna con la compañía para la que trabajo ni mi función en ella. 

Author: laclaux

Clau Alderete, a.k.a @laclaux, periodista, eterno intento de blogger. Llevaré por siempre en mí el #GenPR. Criatura digital en estado de pura experimentación, kaizen como Brand Strategy Manager. #NaciEnMoron. Hace mucho que no me inspiro en Quemando Cromo y paré un poco de engordar en Merienda Tour. Cantante de #nerdrock

6 thoughts on “#Transición: algunas ideas sobre los medios sociales del Presidente de Argentina”

  1. Claudia, tu artículo es excelente: claro, ordenado, con una propuesta y argumentación madura. ¡Fue un placer su lectura!

    Ojalá se haga lo mismo en las provincias y en CABA se siga mejorando. ¿Por qué no tener una página única que englobe todo lo público de Argentina, que sea la guía para poder movernos en trámites públicos o teléfonos de todo el territorio?

    Saludos

  2. Qué bueno que empieces una reflexión sobre esto Clau. Estoy de acuerdo con que el tema va a seguir una evolución que naturalmente ha estado siguiendo en el mundo: de empezar orgánicamente a utilizar Twitter como identidad personal a separar su uso según puestos/Roles. Igual depende claramente de qué estrategia seguir. Si la persona da confianza a la gente, es relativamente conocida y es de un alto perfil online, es válido también que se elija no usar un -por ejemplo- POTUS, sino quizás la cuenta de x oficina de x ministerio…Habrá que ver qué hacen.

    Sobre lo de ayer, me parece que decir que se robaron una cuenta, como lo están reproduciendo los medios, es un poco exagerado. Sin lugar a dudas da temor, pero fue el cambio de bio, que hizo una persona, que sabemos que probablemente lo hace para provocar o sin supervisión alguna (cosa que doblemente preocupa). Ahora, de ahí a decir que todo el gobierno se roba la cuenta como se roban un cenicero, es como lo que se dijo sobre una cautelar casi un golpe de Estado. Temas que para nosotras son importantes, pero claro, no son prioritarios, lamentablemente los llevamos a amplificar y a generar más pánico. Porque son los que más expuestos están y más rápido llegan a la gente. Hay que parar la pelota.
    Besos
    Tuti

  3. Hola Tuti, gracias por tu reflexión! Lo que más me está dando vueltas en la cabeza es la idea de pensar esos medios de comunicación con bienes del Estado, de la misma manera en que pensamos Radio Nacional o la TV Pública. A nadie se le ocurría decir que a partir del 10/12 cualquiera de estos dos medios no son oficiales. Pertenecen al Estado independientemente de la gestión que encabeza el Poder Ejecutivo por un período determinado. Es menester legislarlo cuando la nueva administración se acomode.
    Acerca de usar la expresión “robo” sobre el bochorno que está ocurriendo con @CasaRosadaAr, lo sostengo porque es evidente que esa es la intención de fondo. Supervisada o no, hubo una decisión en ese sentido: quedarse con la cuenta. Mi “parar la pelota” es este texto, escrito al menos media hora antes del CasaRosadaAr incident. Veremos cómo evaluciona. Un beso :)

    1. Bueno, en este caso empieza a ser también una cuestión de cómo manejar una crisis. Yo no le echaría leña al fuego. Insisto con que es una provocación, de hecho no es más que una provocación. Si pasa, (la no entrega de contraseña o que borren la cuenta) se hace que intervenga la empresa, Twitter, con las gestiones correspondientes.

      Sobre si son bienes públicos, más bien medios públicos. No hay un “espacio digital”, ni de redes sociales regulado aún. Además de crear guidelines institucionales de comunicación, que pasen de gestión a otra gestión, habría que incluirlos a las reglamentaciones de la Administración Pública, involucrar a los empleados (creo que en CABA con la Secretaría de Modernización hicieron lo de Gob Abierto, a nivel nacional sería una oficina adecuada para intervenir.)

Leave a Reply to Magdalena Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *