Consumo Colaborativo

Standard

Habiendo probado ZipCar gracias a @dbasch, usado AirBnB por recomendación de amigos y hasta usado Kiva más como forma de colaboración que de crecimiento financiero…no puedo dejar de recomendarles que lean What’s Mine Is Yours: The Rise of Collaborative Consumption o al menos visiten “the online hub for Collaborative Consumption” pero este video explica mejor el cambio subyacente y a veces no explícito en estos sistemas.

La idea de que la economía detrás de muchos de estos sitios o servicios se mueve más en base a la confianza que lográs como parte del sistema que por tu “historial crediticio” o tu “fuerza financiera” es una reinvención de varios modelos, no porque la confianza sea un nuevo concepto en el historial de los hábitos de consumo o de ahorro, sino porque las herramientas que te permiten tener una reputación demostrable son ahora gratuitas, replicables y colaborativas.

Con productos o procesos de negocio basados en el consumo colaborativo estamos viendo un cambio que sería lindo ver desde un punto de vista etnográfico para entender como cambia ciertos procesos mentales o sociales porque, es innegable que, cualquiera de estos cambios terminan teniendo un impacto en la sociedad de consumo en la que vivimos guste o no.

15 thoughts on “Consumo Colaborativo

  1. Discrepo en algunos sentidos. Por un lado, el origen de las herramientas de scoring crediticio que aplican los bancos es, de hecho, un sistema nacido de la misma confianza. La cuestión es que, donde antes había una relación banquero-cliente muy próxima (y por lo tanto la confianza era “real”) se ha evolucionado a un sistema más impersonal donde ha habido que “objetivizar” (también en función de la evolución de los importes solicitados: no es igual prestar 100 euros que 100.000 o que 1.000.000… hay cosas que tienen que ir a “comisión de crédito” y otras dependen del criterio de la persona que te atiende). Es decir, que el crédito bancario y el “crédito de confianza” no son tan diferentes.

    Y el tema de los importes también influye. Eres más o menos exigente en términos de confianza en función de qué se trate. Y con los ejemplos que planteas, en el fondo, estamos en las mismas.

    A lo que voy es que, como en tantas otras cosas, el dospuntocerismo no está haciendo nada nuevo, nada que no se hiciera toda la vida. Solo que ahora se amplía el campo de actuación un poco más. Pero de ahí a “cambio significativo”… no lo veo.

    • mariano

      Raul,
      todo eso… lo dije en el siguiente párrafo:

      es una reinvención de varios modelos, no porque la confianza sea un nuevo concepto en el historial de los hábitos de consumo o de ahorro, sino porque las herramientas que te permiten tener una reputación demostrable son ahora gratuitas, replicables y colaborativas.

      En lo que SI discrepo con vos es que el termino “dospuntocerismo” (que tiene cierta connotación peyorativa) está democratizando muchas cosas que antes no podías porque no había infraestructura para sostenerlo porque el costo era mas alto que todo el resto… entonces, el acceso a nuevas herramientas, la falta de un intermediario, etc son cosas que marcan un cambio significativo sino no estaríamos viendo a American Airlines pelearse con los intermediarios, a ZipCap dezplazando a Avis en algunos mercados o a AirBnB siendo clonado y siendo rentable desde un primer momento :)

      • Sí tiene el matiz “peyorativo”, en la medida en que creo que hay muchas cuestiones que nos empeñamos en demostrar que, por el mero hecho de haber sido tocadas por la varita del 2.0, son mucho más nuevas/relevantes de lo que realmente son.

        Las herramientas dan un poquito más de luz, y que facilite visualizar que “fulanito” (a priori un desconocido) es “amigo de un amigo de un amigo”. O que “fulanito” tiene los mismos gustos que tú. O que “fulanito” tiene un ratio de votos positivos del 99%. Y eso puede abrir el umbral de la confianza (antes restringida a nuestros “conocidos reales”) para algunas cosas (probablemente no las más importantes, en las que seguimos recurriendo a la “confianza de toda la vida”). Pero no creo que sea algo que cambie radicalmente el panorama.

      • mariano

        Es que estás confundido… en AirBnB no conozco a nadie, en Kiva muchisimo menos… y sin embargo no dependo de una “Agencia de créditos” a la que no conozco y que es total y absolutamente corruptible como el sistma “dospuntocerista” mas cutre que conozcas. En esto no importa los gustos (como importarían para un filtro colaborativo de recomendaciones de pelícuals en vez de un tipo que no conoces y que solo sabes que usa el uniforme azul de Blockbuster) sino la confianza medida por factores abiertos. Y eso se traslada a la “Vida Real” con gente a la que dsvirtualizás ncluso despues de hacer negocios con ellos o de invertir o de compartir cosas que nunca hubieras pensado.

        Si en serio te parece que esto no aporta nada nuevo al mercado es que… tampoco entendiste el valor de un “Consultor Anónimo” en los medios ;)

  2. Yo en Kiva tampoco conozco a nadie. Pero presto de 25$ en 25$, de los que no espero rentabilidad y que, de hecho, están ahí a fondo perdido: si un día no los recupero tampoco me importa demasiado. Por cierto, que en Kiva no todo es “dospuntocerista”: hay organizaciones en el terreno que hacen un primer filtro (por lo que los “defaults” no son los esperables). A lo que voy es que, si estuviese prestando 100.000$, con expectativas de beneficio, igual una foto y un numerito no me satisfacían.

    En AirBnB no estoy, pero pregunto… ¿antes la gente no alquilaba los pisos por quincenas/semanas poniéndolos en “Segunda Mano”? ¿O en los anuncios por palabras del periódico? ¿Tanto aporta la “confianza por el dospuntocerismo” al panorama anterior, como para pensar en algo que cambia radicalmente?

    Yo sigo sin verlo. Confiamos en los conocidos. Y con los desconocidos buscamos “motivos para confiar”, más sólidos cuanto más sea el tema que tratamos. Las herramientas 2.0 nos pueden dar algún motivo más, y por lo tanto ampliar algo el rango de personas en las que confiamos (insisto, dependiendo de “para qué”).

    Es decir, sí creo que aporta algún valor adicional, pero no tanto como para pensar en un cambio radical de modelo.

  3. nch

    @Raúl radical o no se necesita un cambio de modelo de consumo.

    Con 347,966.629 de toneladas de WEEE sólo en UK en un cuatrimestre de 2010, q 7 millones personas 87 países hagan circular más de 9.1 millones de ítems por Freecycle parece bastante positivo. Dan cosas q ya no necesitan a gente q si las necesita! No es ese un cambio? No se q tan radical será. En caso de no ser radical, el cambio queda anulado? Son listas de correo! Es viejo como la net. Q de dos punto cero tienen las listas de correo? Q hacía yo con el televisor viejo que dí en freecycle la semana pasada? De dónde lo sacaba quién lo recibió y necesitaba? Acaso viste mucho de los q se dicen sacerdotes 2.0 o ese tipo de ladrón hablando de Couchsurfing, por citar otro ejemplo? Tiene logo redondeado y reflejado al pie (kuac!)? No!

    Entonces, podrías explicarme q es el dosputocerismo? Creo, vagamente, captar algo de lo q querés expresar. Pero en este caso no aplica. Sabrás disculparme, pero me suena tan arcaico el término 2.0 -como sustantivo y como adjetivo calificativo sea usado en un contexto positivo o negativo. Está bien, fue útil en algún momento para describir cierta tendencia. También es cierto q el término se usa para facilitar el trabajo de ciertos actores -muchos de ellos nefastos- de la industria o del periodismo. En lo personal, detesto usarlo. Esa poyoratividad aplicada en un terreno equivocado es una gran barrera q encuentro con tu comentario -y lo digo con absoluto respeto. Mi viejo suele decirme: estás meando afuera del tarro, en casos como este. :)

    También afirmás q el la inmobiliaria existía antes q Airbnb… claro! Y el alquilier antes q la inmobiliaria! Ergo, nada se inventa del vacío. El concepto de préstamo es anterior a la institución bancaria; y claro q anterior a Kiva o Zopa. El trueque anterior Swap, pero vamos q antes costaba un poco más lograr poner en la mesa a gente q necesita recibir confianza y gente está dispuesta a darla. En otras palabras: la charla es anterior al chat… Pero eso no anula q el chat haya facilitado una mayor escala de conversaciones.

    La tecnología puesta dentro de este paradigma sirve para solucionar un problema. Las personas pueden compartir y redistribuir de modo más simple generando un consumo un poco más conciente y menos perjudicial para el medio ambiente. Siempre pudieron hacerlo, claro, pero ahora es mucho -un poco o muy poco, según el observador- más fácil y por ende más y más gente está comenzando a usarlas.

    La confianza potencial, hasta no hace mucho sepultada en nombre de la seguridad personal, encuentra un sistema para ser canalizada y hay respuestas. Eso es un cambio, la magnitud del cambio es gradual y discutible. Puede que lo logre ampliarse aún más, puede q no. También puede q para vos no exista ningún problema q solucionar, pero ese es otro debate.

  4. Qué loco buscando una nota mía caí acá jaja leí este libro el año pasado y me pareció fabuloso. Y lo más fabuloso es que empieza diciendo: los intercambios y la confianza son de la Edad Media, sólo que ahora se potencian con la conectividad.

    Es interesante que Argentina tiene un historial grande de modelos colaborativos con el trueque, aunque lamentablemente eso se perdió con la bonanza económica de finales de los 00s.

    Algo que decía Rachel en el libro es que es necesario que haya algún tipo de concentración de los diferentes sistemas de confianza porque quizás vos sos nuevo en una red pero tenés un historial enorme en otra que puede darte respaldo. Y ella auguraba algún momento en el que todos podamos tener un índice único de confianza para cualquier tipo de operación.

    Sería interesante saber si startups argentinas están creando sistemas basados en intercambios alternativos o servicios de consumo colaborativo.

  5. Cecilia

    Buenas! Quería preguntarles si tienen más bibliografía sobre el consumo colaborativo aparte de la de Rachel Botsman. También si pueden pasarme nombres de los sitios que más usados por los argentinos con este fin.
    Gracias!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>