Castigando blogs, reseñas y opiniones falsas

Esta noticia es medio bizarra realmente, una ley en Europa quiere castigar a las empresas que se hagan pasar por clientes satisfechos y hagan reseñas falsas de sus servicios.

Y esto implica reseñas en sitios de opiniones; reseñas en Amazon y blogs falsos (y casos hay muchos, como el del Walmart; el de Grey y algunos otros como el de Sony etc.etc.) y permitir que las empresas que sean encontradas presentándose como “clientes”.

La idea no es mala, de hecho si la sumamos a las nuevas regulaciones del marketing boca-a-boca que obligan a explicitar cuando una reseña u opinión es paga estamos sumando credibilidad a blogs.. y a internet en general. Solo veo como punto flojo el hecho de que hay que descubrirlos para poder castigarlos… quizás en algunos mercados la gente no se arriesgue pero en otros casos van a intentarlo de cualquier manera.

Y me parece más importante para buscar “honestidad intelectual” este tipo de cosas que las quejas que hay por las famosas notebooks Acer Ferrari de Microsoft para probar Windows Vista porque fueron enviadas sin pedir ni siquiera una publicación de la reseña, ni pidiendo algo positivo y sin prohibir que uno pueda ponerle un Linux arriba ;)

5 thoughts on “Castigando blogs, reseñas y opiniones falsas”

  1. ojo que ahora viene tu amigo y dice que le sobamos la existencia a Varsavsky porque nos tira una fonera de 50 mangos :D

    por una Acer Ferrari escribo una nota de Windows Vista, obviamente, no pienso escribir una “buena” en el sentido adulador, simplemente una nota, si no me gustó, lo descalifico como corresponde.

    encima después le tiro Kubuntu + Beryl y de paso lo grabo y lo mando para Youtube… ¿alguno ya lo hizo? supongo :P

  2. Una pavada grande como una casa. Impracticable y ridìcula. Todos debemos desconfiar un poco de todo, no al nivel de paranoia, pero, digamos, para no ser un gil. Eso incluye esas reseñas de pelìculas que dicen “The best movie of the last decade!” y pavadas así.

    Lo que uno tiene que hacer es seleccionar a gente en la que confía y seguirlos: periodistas, escritores, reseñadores, etc.

    No hay forma de proteger a la gente con burbujas de plástico que les garanticen que solo entran en contacto con la honestidad…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *