Priming

Por Santiago Pochat.

Existe el mito de que como seres humanos conscientes somos capaces de constantemente distinguir cuando estamos siendo influenciados de manera externa.

La realidad es otra, nuestro cerebro se divide de manera consistente en dos partes una consciente y una inconsciente que opera más de lo que se estima. Por ejemplo, alguna vez llegaron a su casa manejando sin acordarse cómo? Porque iban charlando con amigos, hablando por teléfono o pensando en la lista del supermercado?

El priming es un fenómeno sugestivo al que nuestro inconsciente aplica sobre nuestra persona consciente, es un empujoncito en una dirección, cualquiera sea que nos permite navegar cosas más mundanas. Piensen sino en la cantidad de decisiones por segundo que hacemos al manejar y que tan conscientes son de cuantas veces ajustan el volante al manejar. Nuestra mente consciente solo puede manejar de 4 a 9 bits de información simultáneamente.

Nuestro inconsciente toma las riendas cuando estamos operando en piloto automático con acciones o en lugares familiares y es nuestro consciente el que despierta cuando hacemos una usual izquierda y las cosas no parecen las mismas porque no hay luz. No sabemos que paso pero estamos prestando muchísima más atención.

Más interesante aun es que el priming es un efecto que puede ser inducido, de manera directa o indirecta por terceros cosa que nos pone en clara desventaja ante determinadas situaciones. A veces estas son más obvias que otras, los Casinos por ejemplo son los reyes de este empujón subconsciente. No tienen ventanas para no revelar qué hora del día es, hay ruidos de monedas y luces por todos lados para implicar riqueza en cada rincón. Cosas más mundanas, como los trailers de películas o las comidas que dicen “100% natural” son otros ejemplos de priming – están diseñados para ser formativos de opinión sin información. No sé de donde viene esta carne pero seguro va a ser más rica y tampoco sé cómo va a ser la película pero ya estoy nervioso.

Este artículo es un excelente ejemplo de priming que probablemente incentive sus paranoias para buscar aún más ejemplos a su alrededor. Recuerden que hasta un “gracias” y “buen día” son ejemplos de priming positivo! Buen día!

Post escrito por Santiago Pochat que se aburrió de escribir en inglés y grita esporádicamente cosas elocuentes en Twitter como @sapochat. Si no se entiende le avisan.

3 thoughts on “Priming”

  1. Interesante! Gracias! :) No, posta: interesante el modo en el que los desarrollás.
    Dos buenos repositorios para este tipo de conceptos son: Incognito: The Secret Lives of the Brain de David Eagleman y youarenotsosmart.com de David McRaney que decantó en un libro homónimo. No se si están traducidos al español, pero ambos se nombraron bastante por UK el último año y medio.

Leave a Reply to Gustavo Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *