Buscando un remedio a la piratería

La Universidad de Pensylvania cerró el primer acuerdo con Napster(2.0) para proveer a sus alumnos acceso a este programa gratuitamente, con la condición de que si quisieran grabar las canciones a un CD, deberán pagar u$s 1. Mientras, la Universidad de Florida, escanea puertos para ver si uno comparte música, de ser asi te dan sanciones (cortándote acceso a Internet) y/o ante pedidos de la RIAA te suspenden Internet; te denuncian penalmente.. sólo espero que no se lo digan a los padres :p

Lo interesante es que esto parece ser una “vuelta a los orígenes” porque el gran problema de las discográficas comenzó en las Universidades Yankees; y que el enfoque de la gente de Penn State, parece un proceso de “reeducación social de consumidores”; por favor no malentiendan, no estoy en contra de soluciones consensuadas, y creo que esto es lo más cerca a una solución legal, pero no se si es lo mejor.

El mejor laboratorio
El origen de todo el problema con el P2P y la música se origina en los campus yankees; donde hay estudiantes con tiempo libre para experimentar, apoyo universitario en serio para buenvas tecnologías y encima de todo.. unas conexiones a internet incluidas en el Housing que serían la envidia de cualquier PyME argenta ;)

O sea, tenés en un mismo lugar y con muy pocas posibilidades de alternativas a, consumidores sofisticados, infraestructura de primer nivel y respaldo institucional… el sueño de cualquier marketinero!. Como al mismo tiempo esos consumidores son los que mejores posibilidades tienen de buscar alternativas no “tan legales”; para Napster (aka Discográficas) esto es un laboratorio para estrategias de comercialización genial y poco menos que regalado.

Según el acuerdo, PennState ofrecerá a sus alumnos cuentas en Napster.com gratuitamente (eso es, sin pagar los u$s 10 al mes de fee) y a cambio, los alumnos tendrán acceso a un servicio premium, que sólo les cobrará por copiar las canciones a CD´s al mismo precio que iTunes Music Store; y según dicen

“un servicio legal online de música, que compense a los artistas y ofrezca alta calidad a los consumidores, es lo que todos queremos ver florecer”

Cerrando sus responsabilidesEn realidad lo que veo en este tipo de acuerdos es algo un poco diferente a eso que dicen querer ver “florecer”.

Por un lado veo a PennState tomando el mejor camino para:

– Evitar demandas de la RIAA.
– No pelearse con sus estudiantes
– Quedar como un modelo de “progresismo frente a las nuevas tecnologías”

O sea, buscan una salida políticamente correcta para no quedar expuestos a las demandas que la RIAA comenzó contra las universidades que no bannean a los alumnos que “trafican” música y que tienen montos siderales y al mismo tiempo una idea como la de Icarus (el proyecto de la Universidad de Florida) sólo hace que los alumnos los puteen por ser cancerberos de su tráfico de Internet y terminen buscando “salidas alternativas” a su “apetito musical”.

Las discográficas lo que obtuvieron es algo genial; la posibilidad de enjuiciar a cualquier alumno que “comparta” música vía internet en esa universidad porque ahora los alumnos tendrían un servicio gratuito que utilizar si no buscaran “piratear música para socavar el bien de esta nacion” (¿?).

Mientras tanto la única posición que aplaudo es la del MIT y el Boston College por buscar judicialmente la posibilidad de evitar el enjuiciamiento de sus alumnos o al menos demorar el proceso de manera de lograr que los alumnos dejen de compartir música.

Siendo honesto no está bien piratear música, pero la táctica de primero enjuiciamos y luego negociamos es peor. Y la de algunas universidades de decir “miren el servicio genial que le ofrecemos a nuestros estudiantes” mientras solo buscan cubrirse de problemas legales es aún peor.

4 thoughts on “Buscando un remedio a la piratería”

  1. Todo este rollo del pirateo de música y la cacería de brujas de la RIAA ha pasado, para mí, de lo sublime a lo ridículo. Por $2 prefiero conseguir en eBay vinilos usados en buen estado… con los que además, me entretengo y no me dejan mal sabor de boca (desde el punto de vista legal, se entiende).

    Por otra parte, el modelo de negocios que proponen compañías alternativas como http://www.magnatune.com/ se me antoja interesante, pero probablemente va a tener que pasar un tiempo más a que se disipen los humos y las iras de la cruzada anti-filesharing para que la gente le preste más atención.

    Y a todo esto, quién se fija en los manteros que venden CDs piratas en las entradas del subte? :)

  2. En mi universidad hay una red interna super rapida (aunque tenemos limite de 2 Gigas de download semanales al navegar “afuera” de la universidad). Por eso los estudiantes han creado una red privada que solo podes acceder desde dentro de la universidad (asi esquivas el limite de bandwidth). Bajarte un CD completo lleva algo asi como 30 segundos. Una pelicula entera la bajas en 4 minutos. Es demasiado tentador. Recemos para que no caiga la cana… aunque yo ya me sali, hasta que el temporal amaine.

    Amainara?

  3. El principal problema que yo veo es que no se le quiere buscar solución, no me sale rentable comprar música on-line si me piden $1 por canción y el album que quiero trae varios CDs. Por ejemplo, El Salmón de Calamaro me costaría $107 si me lo bajara pista a pista en vez de los $35-$40 que cuesta en tienda. Ahorrándose todos los gastos de hacer (duplicarlo, etiquetarlo, carátulas y librillo) el CD, los gastos de transporte y la comisión de la tienda ¿pretenden cobrarme casi el triple?

    Este mundillo de la música/cine/etc no avanzó al mismo tiempo que la tecnología y no pueden continuar de espalda a ella a base de juicios contra cualquiera que tenga ordenador y conexión a internet.

    Lo de la Universidad de Pensylvania me parece inútil, así conseguirán cubrirse la espalda, efectivamente, pero no que sus alumnos dejen de compartir música, que pague el alumno los $10/mo y la universidad firme un acuerdo por el que el alumno no tenga que pagar el $1 por copia, ahí si solucionarían el problema en sus campus.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *