No todo está perdido.

Hace unas semanas la noticia de un fallo de la Suprema Corte Australiana, me brindó cierta sensación de alegría al ser el primer fallo legal en contra de la supremacía de los Estados Unidos en Internet.

Y durante esta semana surgieron un par de fallos legales que sientan precedente en un par de temas, que siempre consideré, vitales para que el desarrollo de Internet siga teniendo ese componente libertario que tanto nos gusta.

“La DMCA es confusa”
La DMCA es la ley que extiende la proteccion a los derechos intelectuales en formato digital; si te imaginas que esa ley es poco menos que draconiana y que parece redactada por extremistas conservadores republicanos, estás en lo correcto.

El caso de Elcomsoft comenzó en Julio del 2001; cuando esta empresa puso en venta un producto llamado Advanced eBook Processor que podía “destrabar las protecciones de los eBooks de Adobe”. Según la DMCA el sólo hecho de vender un producto que pueda “crackear” proteccion a herramientas de copyright supone un delito, aún cuando no se use o aún cuando el que lo desproteja sea el dueño del producto y lo haga para realizar un back-up.

Ante la primera protesta de Adobe; ElcomSoft sacó el producto de la venta y durante el juicio, los ingenieros de Adobe admitieron que no pudieron encontrar ni UN SOLO eBook crackeado, aún cuando habían contratado dos empresas para buscar alguno de estos en internet.

Esta ley, si tuviese una interpretación estricta, impediría que en los laboratorios de criptografía de las Universidades (sólo por poner un ejemplo de un acto legal) no podrían tratar de vencer las protecciones y también sería un crimen buscar vulnerabilidades en un DVD o en un CD para alertar a los usuarios.

Afortunadamente la ley es tan confusa en si misma que los jurados no pudieron entender como “una empresa de varios millones de dólares puede vender un producto que, literalmente, los mandaría a la bancarrota y tal vez a la cárcel”

Pagarás tus abusos… maldito spammer :)
AOL, en problemas por otros motivos, acaba de ganar un juicio por u$s7 millones de dólares como compensación por recibir SPAM en las casillas de sus usuarios.

CNProductions una empresa de “emaail marketing” envió durante 4 años spam a AOL y sus miembros; gracias al mandato Anti-Spam del estado de California que pone multas de hasta u$s25.000 por día de envío de mails, AOL comenzó el juicio en 1999.

Lo increíble es que esta empresa enviaba mil millones de emails por día, cambiaba los headers del remitente, tenía servidores en China y Corea (dos paraísos para los spammers) y en estos 3 años de operaciones había embolsado u$s 8 millones en ganancias.

Por más que el beneficiario de este juicio, o sea, el que embolsó los u$s7.000.000 sea AOL y no los usuarios que recibieron estos spams, esta multa es realmente importante y espero que marque el primer paso de una serie de victorias legales contra los spammers.

Mientras tanto en Argentina, los legisladores aprovechan sus amplios conocimientos de Internet y sacan leyes ridículas… pero eso queda para mañana porque hoy fue mi “lado optimista” ;)

3 thoughts on “No todo está perdido.”

  1. sobre lo del espam… definitivamente es un gran paso adelante especialmente para quienes estamos hasta el cuello de recibir mensajes ofreciendonos aumentar cierta parte de nuestra anatomía o préstamos hipotecarios insulsos. Sin embargo, de aquí a que veamos algo al respecto en Latinoamérica desafortunadamente pasarán años, a como se mueve todo… con decirte que sabe más uno sobre sistemas y filtros que nuestro monopólico proovedor de Internet; mas de una vez me han rebotado correos mandados a los USA porque el dominio del ISP se ha prestado para spamming… en fin… :P

  2. Perdon por la ignorancia, pero qué demonios es la supremacía de Estados Unidos en internet?

    Tendrá algo que ver con ese componente libertario que tanto nos gusta?

  3. Mi point of view (lindo tema eh? MoS) es… quienes son los creadores de la DCMA para generar una especie de “tratado” en el cual limitan (prohiben) el intercambio de archivos digitales con registro de autor, legislar los formatos digitales, etc etc.

    Digamos que, a lo que apunta (siempre bajo mi punto de vista) es proteger a las grandes empresas discograficas y estudios de cine ante el avance de la pirateria a traves de medios digitales.

    Se acuerdan de “Quien se ha llevado mi queso?” Bien… creo que los grandes dueños de las corporaciones discograficas y cinematograficas tienen un poco de su medicina: ADAPTENSE AL CAMBIO.

    Nota interesante que habia leido en la Wired y sobre el cual la Corte Holandesa se expidio: asi como en la decada del 80 hubo un caso en el cual se fallo a favor de las companias fabricantes de videograbadores, a los cuales se les acusaba de fomentar la pirateria de VHS, esta vez se fallo a favor de Kazaa para compartir archivos.

    El tema ahora es mucho mas complejo… antes era el VHS y salio el laser disc y luego, el DVD. Esa era la evolucion tecnologica que imponian las empresas para mantener atado l mercado consumidor, expectante ante un nuevo producto. He aqui que la tecnologia se les fue de las manos a dichas empresas; y le juega una contrapartida, se adelanta con opciones digitales en el campo de la musica como el MP3 o el DIVX en el video. Tecnologias que estan fuera de sus manos (eso implica que no pueden facturar… vio?) Todo esto les genera la necesidad de:
    1-Adaptarse y generar el cambio, para poder alinearse a los nuevos tiempos.
    2-Generar reglas y fundamentos ridiculos como la DCMA en la cual tratan de demostrar que defienden los derechos del autor, pero en verdad lo unico que hacen es decir “no pirateen mis CDs o DVDs, porque no quiero cambiar y perder mas dinero” Los grandes artistas tambien son complices de todo esto, cuando dicen “no fomenten la pirateria”… son esclavos de dichas corporaciones y tambien forman parte de “esas” reglas del juego.

    Ah, me fui x las ramas y ramitas. Perdon pero lo tenia que decir… :)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *