Kik y la seguridad de los menores otra vez en la mira

Por @laclaux (*)

Un reporte conjunto de Forbes y Point Report sentenció de forma tajante que Kik, el sistema de mensajería canadiense con cerca de 275 millones de usuarios en el mundo, “es la aplicación ‘de facto’ para el grooming de niños on-line”. Básicamente el informe concluye que, gracias a sus características técnicas y su ineficiente gestión de las denuncias de la comunidad, Kik es el terreno ideal para pedófilos que no sólo capturan nuevas víctimas sino que lo usan para compartir pornografía, consejos y “experiencias” de abuso a menores. Todo eso en una aplicación en la que, de sus 15 millones de usuarios activos mensuales, el 57% tiene entre 13 y 24 años. 

No es la primera vez que escribo acá sobre la enorme necesidad de que los adultos nos involucremos cada vez más en acompañar a los más jóvenes para que puedan hacer un uso sano y lo más seguro posible de Internet y la conectividad. De hecho es muy probable que para muchos padres “Kik” no les suene para nada. Sin embargo, esta vez el foco es distinto. Esta vez es necesario decir fuerte y claro que incluso el más involucrado de los padres nada puede hacer si las compañías no invierten de verdad manpower y recursos en generar un entorno cada vez más seguro, en especial cuando tienen una base de usuarios joven y reiterados casos en los que fueron la plataforma principal para delitos contra la integridad de menores.

Facebook, Twitter y YouTube están en el ojo de la tormenta hace rato por su escaso éxito para frenar el bullying, el extremismo político o religioso y el acoso, y por su incapacidad para responder a las denuncias de la comunidad de manera eficiente. Pero en el caso de Kik lo inaceptable reside en que, a sabiendas de probados delitos, la compañía ha sido poco eficiente en accionar de manera rápida para que no se repitan: mantener activos perfiles de personas condenadas por pedofilia es un ejemplo de ello. Otro problema es el anonimato, ya que para registrarte no tenés que hacer ningún tipo de verificación ni con tu teléfono, ni por correo o través de otra red social, y además no necesitás una SIM. En Kik podés ser todo lo anónimo que quieras.

Usé la app apenas 24hs para escribir este post y me impactó la absoluta falta de filtros o restricciones para sumarme a los grupos públicos, que abarcan todas las temáticas imaginables. Esto quiere decir que un chico o chica de 13 años puede sin problemas sumarse a discusiones sobre, por ejemplo, hentai y recibir fotos, GIFs y videos ultra-explícitos sin que medie ninguna clase de paso intermedio. Y recibí también varios mensajes privados muy al grano invitándome a diversas prácticas :D. Como señala una de las especialistas consultadas en el informe de Forbes+Point Report, en el mundo de hoy es imposible crear una herramienta sin contemplar de antemano el uso que se le dará… sí, también para el lado más monstruoso de los seres humanos. Ha corrido suficiente agua bajo el puente de las apps y las redes sociales como para desconocer esto.

Mientras Kik se defiende con un discurso lavado sobre su compromiso de hacer de la app un lugar seguro para los más jóvenes, colabora con ONGs que crean guías para padres para que entiendan qué es Kik y cómo la usan sus hijos e invierte en seminarios para las fuerzas de seguridad sobre cómo usar la app para investigar casos de delitos contra menores, fue necesario el informe de Forbes+Point Report para que dieran de baja a usuarios convictos por pedofilia y ya no es posible encontrar grupos públicos con nombres como #kidsnbabies o #pornchild. En serio tiene que venir un medio de comunicación a decirte que hay algo que no está bien en grupos con esos nombres?

Me pregunto si veremos en un futuro no muy lejano un ecosistema en el que apps y redes sociales de una vez por todas entiendan que la lucha contra el lobo del hombre empieza desde ellos. Me pregunto cuántos padres habrán charlado con sus hijos sobre lo que pasa en el microcosmos de Kik a partir de esta nota.

Y vos, padre, tutor o encargado, hace cuánto que no le das una mirada al celular de tu hijo? 

(*) Clau Alderete, a.k.a @laclaux. Periodista, eterno intento de blogger. Criatura digital en estado de pura experimentación, kaizen como especialista en transformación digital. Llevaré por siempre en mí el #GenPR. #NaciEnMorón. Canto en #nerdrock. A veces me inspiro en Nada Me Importa Menos. #StopDeMonsterJack 

 

 

 

 

 

 

Author: laclaux

Clau Alderete, a.k.a @laclaux, periodista, eterno intento de blogger. Llevaré por siempre en mí el #GenPR. Criatura digital en estado de pura experimentación, kaizen como Brand Strategy Manager. #NaciEnMoron. Hace mucho que no me inspiro en Quemando Cromo y paré un poco de engordar en Merienda Tour. Cantante de #nerdrock

2 thoughts on “Kik y la seguridad de los menores otra vez en la mira”

  1. This is true we need to protect our children. Anything they can see can have an deeper impact upon their life. Thank you and God bless

Leave a Reply to John Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *