Y un día se dieron cuenta que hackear teléfonos estaba mal…

Hay noticias que uno espera ver en un momento u otro, la que ahora es jefa de News Corporation en UK era Editora en Jefa de News of The World el tabloide amarillista del grupo que, durante años, hackeo mails, interceptó teléfonos y hasta contrató detectives privados para poder sacar de contexto e inventar noticias de celebrities y gente de la realeza, mientras tanto… la sociedad de UK avalaba eso con números de venta descomunal hasta que un día el morbo necesitó llegar más lejos y se intervinieron llamadas de una menor secuestrada y se hackeó el teléfono para borrar SMS y dar la sensación de que estaba viva cuando la realidad era que estaba muerta o en camino de estarlo.

Hoy, la sociedad inglesa reclama la cabeza de Rebekah Brooks por haber permitido que eso pasara y Rupert Murdoch dice que va a sostenerla en su puesto y yo me pregunto, ¿está bien hacer eso para lograr noticias de un tipo pero no de otro tipo? ¿estaba bien interceptar llamadas y violar la privacidad de celebridades o modificar sus cuentas de correo para generar noticias y hasta hacerlo con los sospechosos de terrorismo del famoso atentado al subte pero… de golpe está mal hacerlo en otro caso?

¿que grado de responsabilidad le cabe a una sociedad que no sólo permitía sino que avalaba eso? ¿y los anunciantes? Hoy los anunciantes deberían boicotear ese tipo de conductas (aunque después terminan pagando para hacer publicidad oculta como hacen desde siempre) pero pase lo que pase, así como el periodismo debe replantearse su ética de trabajo (especialmente los tabloides) la sociedad debería replantearse el tener una doble moral.

3 thoughts on “Y un día se dieron cuenta que hackear teléfonos estaba mal…”

  1. Lo de la doble moral me recuerda a lo que dijo la presidente sobre la trata de personas y la nueva ley, muy acertada desde mi punto de vista.

    Saludos

  2. Estaba viviendo en Walton-on-Thames (al sudoeste de Londres) en esa epoca, a pocas cuadras donde Milly Dowler fue raptada (y luego asesinada) y me acuerdo perfectamente la angustia de la familia al ver que los mensajes que le dejaban estaban siendo escuchados, y todas las elucubraciones que se hacian respecto de su supuesta huida, todo por una periodista que habia hackeado su voicemail.

    En fin… la carcel es poco para esta imbecil

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *