Bloggers y periodistas en el banquillo

Este documento judicial es una muestra de una tendencia que se está viendo últimamente en USA; ante un juicio de notoriedad las partes piden que se revele si algunos bloggers o periodistas reciben pagos de la otra parte en ese juicio y lo hacen mediante escritos judiciales porque dicen que “tienen la posibilidad de influir en la opinión pública”

Tal vez lo más interesante sea que mientras esto era regular en el caso de los testigos expertos que uno veía declarando, se va extendiendo a personas que antes no aparecían como factores de poder… de hecho el caso de Florian Mueller puede ser un caso testigo.

Que abrió un blog en blogspot.com y se convirtió casi automáticamente en una autoridad en casos de patentes (sinceramente pocos tipos tienen el conocimiento que tiene Mueller sobre el sistema de patentes a nivel formal e informal) pero donde no se sabía sus “relaciones” hasta que Oracle tuvo que presentar una declaración en la que informaba que lo tenían en su nómina como consultor y de esa forma el “blogger” pasó a ser “lobbista” por dar servicios de “consultoria” que no eran mencionados jamás.

Pero esto, que me lleva a pensar en los casos de “apertura/transparencia” que los “nuevos medios” iban a traer al mercado, puede ser tal vez una simple forma de desacreditar a alguien por tener relación con empresas de su rubro…

  • ¿hay ya bloggers tan influyentes que necesitan demostrar que son independientes?
  • ¿no se puede inferir eso de su propio trabajo? ¿es tener publicidad de alguien una forma de perder la independencia?
  • y si lo es ¿que modelo de negocio sustentable hay para los medios/bloggers?

No le veo valor a tirar en un banquillo de acusados datos sueltos, porque pese a que las preguntas estas son válidas ¿alguien busca responderlas o simplemente atacar la credibilidad de un testigo contrario? Porque todo muy lindo pero: sin publicidad, sin consultoria, sin sponsors, sin pauta… ¿como se sostiene un medio online?

6 thoughts on “Bloggers y periodistas en el banquillo”

  1. Excelente disparador Mariano, especialmente para quienes trabajamos en el sector.

    Creo que hay que separar publicidad de consultoría. La primera, tiene lugar dentro de un contexto público, donde el lector conoce la fuente de financiamiento del medio y puede estar más “protegido” contra una “mala praxis” periodística. Por el otro lado, la consultoría es una actividad que se hace casi secretamente y puede verse como “una traición” por parte del lector.

    Ninguna de las dos es condenable, por el contrario, son fuentes de financiamiento para el flujo de información que, de otra manera, costaría más al usuario acceder. Pero el lector se sentiría estafado al saber que un comunicador ofrece consultoría, más allá del trabajo de aquel como comunicador.

    Sería muy necio darle toda la responsabilidad al lector y al comunicador. Algunos anunciantes pueden presionar con quitar la pauta si se habla mal de su marca, cuando lo que un medio vende es audiencia, no información.

    El círculo es vicioso: algunos lectores no quieren ver publicidades en un sitio web, pero tampoco quieren pagar por la información; el comunicador quiere cobrar por lo que hace, porque está dando parte de su tiempo útil a tal tarea; y algunos anunciantes desfinancian (?) a los medios que, irónicamente, son los que crean la masa crítica de gente opinando sobre el segmento y que ayudan a difundir sus productos.

    El eslabón más débil es el comunicador. Pero la independencia es algo que construye ese comunicador en torno a la relación con sus anunciantes y sus lectores, es más una cuestión de “honestidad intelectual” que de dónde provienen los recursos para realizar su trabajo. ¿no?

  2. @Alejandro, me gustó tu último párrafo, pero no acabo de coincidir. Para mí este tema debe ser así:

    1. El blogger debe ser un espíritu libre. Alguien que es experto en algún tema (probablemente por una mezcla de formación y de profesión) y que quiere COMPARTIR con el resto del mundo lo que tiene que decir.

    2. Claro que el blogger puede aspirar a sacar alguna remuneración económica de su blog si éste tiene cierto éxito de audiencia. Pero la motivación para escribir NUNCA será el dinero poque en ese momento su autenticidad y reputación ya queda completamente en entre dicho.

    3. En esta línea para mí es un blogger modélico Enrique Dans. Ofrece información y defiende ciertas marcas o emoresas cuando lo cree necesario, pero las “ataca” al día siguiente si lo cree necesario. Su sustento económico no es el escribir, sino que al revés, aquél le lleva a escribir como una manera natural de estar vinculado con un público fiel.

    Os diré que CON DIFERENCIA los mejores comentarios que leo en la red son en su blog. Quiero decir con esto que de lo que siembras recogerás! Un blogger honesto consigo mismo y con los demás estará en contacto y
    será un referente para las mejores mentes de la red.

    En fin, siento parecer tan tajante en mis conclusiones, y posiblemente muchos que vean la labor de blogger como algo “de lo que se puede vivir” discreparán frontalmente con todo lo qued he expuesto. Por favor, añadan sus réplicas sin pudor.

    Un saludo,
    SERGI

  3. Tal vez el problema del señor es ser consultor de justo la empresa de quien hablaba y no aclararlo, no es que sea obligatorio, pero es deseable y creo que sí, efectivamente, en algunos países ES obligatorio, no es nuestro caso.

    Pero es tan sólo un problema ético, no un problema real, si el tipo no fuese consultor pero fuese “amigo” de un director de una gran empresa, probablemente también haga lobby para ésta y no existiría nómina alguna para verificarlo ¿está bien? ¿está mal? ¿si no se está en la nómina está permitido? con ese criterio un sobre bajo la mesa habilitaría cualquier bloggueo?

    esto funciona IGUAL

  4. Tal vez el problema del señor es ser consultor de justo la empresa de quien hablaba y no aclararlo, no es que sea obligatorio, pero es deseable y creo que sí, efectivamente, en algunos países ES obligatorio, no es nuestro caso.

    Pero es tan sólo un problema ético, no un problema real, si el tipo no fuese consultor pero fuese “amigo” de un director de una gran empresa, probablemente también haga lobby para ésta y no existiría nómina alguna para verificarlo ¿está bien? ¿está mal? ¿si no se está en la nómina está permitido? con ese criterio un sobre bajo la mesa habilitaría cualquier bloggueo?

    esto funciona IGUAL que en el periodismo tradicional, no hay diferencias, no debemos verlo como algo distinto, y muchos periodistas que se hacen llamar independientes son parte de la nómina de uno u otro “cliente”, ya no hablamos de publicidad en el medio, hablamos de sueldo.

    ¿está bien? ¿está mal? son preguntas eternas, en algunas legislaciones con sólo aclarar quien te paga el sueldo es suficiente (ej: que lo tengas publicado en el “acerca de…” del blog basta, en tu CV en Linkedin, etc.) pero es muy difícil para la masa entender la diferencia entre un medio grande y uno chico.

    En el medio grande es fácil concebir cierta separación entre comercial y editorial, en un medio chico como un blog es la misma persona (vos, yo, cualquier blogger) el que no sólo escribe si no que sale a vender sus espacios, por ende ¿está ensuciando o cambiando su forma de escribir? probablemente sí, pero aun así me resulta menos mercenario que un periodista de una nómina enorme de un diario.

    El caso es que un periodista puede estar recibiendo el sueldo del medio, el billetín del “beneficiado” y escribir notas favoreciendo a algún jugador de un mercado sin que su propio medio lo sepa, entonces no es válido pretender que ser de un medio “grande” te hace más ético u honesto, para nada, es una falacia asumirlo.

    ¿modelos de negocios? prefiero mil veces un post patrocinado con un cartel que diga “espacio de publicidad” que un post patrocinado que no lo diga, uno es honesto, el otro no, aun cuando a veces la campaña te lo pide lo más “antipublicidad” posible, hay formas y formas y creo que ya se ha llegado a un equilibrio como para que el público entienda cuando una nota es pautada, con una aclaración, aceptarla, seguir leyendo con conocimiento del caso y listo.

    No todos lo hacen, claro, pero en Cake Division (chivo, chivo) tratamos de que esa sea la base de las campañas, la honestidad con el lector, luego éste decide si sigue leyendo o no.

  5. @Fabio, claro, tienes razón, en casos como éste en el que el blogger tiene que hablar de alguna de las empresas para las que trabaja o con las que colabora, la situación es harto compleja.

    Yo creo que en estos casos cualquier cosa que diga será cuestionada sí o sí por cualquiera con dos dedos de frente. Aunque todo depende de la institución de la que se trate y de cómo el blogger lo exprese.

    Por ejemplo, si no recuerdo mal creo que Enrique Dans alguna vez ha manifestado discrepar en su blog del IE Bussiness School que es donde trabaja y en dónde se gana el pan. Pero eso es posible porqué habitualmente una institución académica da más juego a la discrepancia sincera y expresa, que no una empresa que depende más de su imagen para la competitividad en el mercado.

    En fin, supongo que en estos casos de ser el blogger parte vinculada al tema tratado:

    1. obvio, concuerdo con vosotros, tendría que ser obligado aclarar dichos vínculos al inicio del artículo. Pero no ya por ley, sino por principio moral de honestidad con tu lector. Lo demás será visto sí o sí como una traición por parte de los lectores, y creo que con razón.

    2. en estas situaciones no creo que los bloggers debieran escribir mucho, puesto que -como dije arriba- cualquier defensa que hagan de la institución en cuestión será puesta en entredicho, y cualquier dato que ofrezcan será analizado como posiblemente sesgado o incompleto. Mejor abstenerse de opinar/escribir en estos casos y punto.

    Salud,
    SERGI

  6. Qué tema no?

    Con el mismo criterio, hacer un link a cualquier sitio implica que este rankee más arriba en Google y que sus contenidos lleguen a más cantidad de personas y por lo tanto influyan en más cantidad de individuos.
    Las personas asocian Google = Internet. Lo ponen de página de inicio, y hasta se instaló en el lenguaje de tal manera que lo utilizamos como un verbo. Acaso Google no influye con su algoritmo? Acaso no es colosalmente imposible juzgar a todo Internet por hacer links y que por ejemplo, un blog sea más conocido a través de Google por los links de cientos o miles de otros sites?

    No sé, me deja pensando todo esto… como dijeron más arriba, buen disparador!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *