Directo de las fuentes: DocumentCloud

Frases del estilo “una alta fuente del gobierno me confirmo” han sido una muletilla constante en notas periodísticas desde hace muchos años. A veces usadas por los periodistas para darse importancia, esas frases daban a entender que existían pruebas documentables detrás de lo que se estaba reportando.

Si bien en Argentina en los últimos años la verificación de las fuentes (y de los datos) es una costumbre que parece caer en desuso, la validez de la información que se brinda depende -en muchos casos- de la veracidad y confiabilidad de as fuentes. Es la gente que informa a los periodistas lo que mantiene, entre otras cosas, a los medios como algo diferenciado de los blogs. Pocos bloggers dicen “mis fuentes me informan… “.

Todo ese universo de información en crudo sigue perteneciendo a un sub-mundo, al detrás de escena. Poco sabemos de quién provee qué información. Hasta cierto punto es la propia naturaleza de la fuente la que ha hecho que sea así, pero han sido los medios los que más energía han puesto en que solo llegue al público el contenido pre-masticado.

Irónicamente es una iniciativa impulsada -en parte- por el New York Times la que promete cambiar esto. La idea de la que poco se sabe (y que poco ruido viene haciendo por ahora) es Document Cloud.

Document Cloud, para decirlo lisa, simple y brutalmente, pretende ser un repositorio indexado y colaborativo de documentos originales. Lo interesante es que la gente que lo ha pensado planea desarrollarlo no solo como un servicio sino también como un set de estándares.

Si a todo esto le sumamos una alianza estratégica con “Open Calais” de Reuters la cosa se pone cada vez más interesante.

Por ahora está en fase de Closed Beta para unos pocos y selectos Medios.

Open Cloud promete revolucionar el “backend investigativo” del periodismo. ¿Podrá lograrlo?

[Antes de que acusen a Mariano por su baja en la calidad narrativa de Uberbin les comento que esto lo escribió Esteban Panzeri]

6 thoughts on “Directo de las fuentes: DocumentCloud”

  1. Ahá, y qué fuente interesante. Digo, qué ex empleado de Lehman, espía en Chiapas, aide de Nixon, escribiría en estos documentos, daría la cara? La idea es que se protege la identidad de la fuente para amparar su intedridad, no para que el periodista escriba cualquier estupidez invocando a un tercero…

    Vos también escribís lindo, Esteban. Es verdad que a tu narrativa le faltan dibujitos, pero va queriendo ;p

  2. Ja, cuando entré a conocer el sitio de “Document Cloud”, pensé que me había equivocado y había entrado a Twitter.

    Los colores de la página son iguales.

    Que por cierto, nunca me ha gustado esa combinación.

    Será que existe alguna relación?
    Comprendo al cien por ciento la función de cada uno de ellos, pero eso me dejó con algunas dudas.

    Saludos desde Montreal, Canadá.

  3. Son dos cosas distintas: una son las fuentes humanas, y otra los documentos.
    Los documentos son fuentes clave en algunas notas, en algunas noticias, no en todas.
    Miles de noticias periodísticas se basan exclusivamente en testimonios en off the record de personas entrevistadas. Por distintos factores esos testimonios son en muchos casos más importantes que los documentos.
    Es muy complejo el asunto.
    Quiero decir que un documento no vale nada para muchos temas clave de la agenda periodística. Lo que importa en muchos casos es el conjunto de testimonios de fuentes reservadas.
    Aunque se tenga a mano todos los documentos clasificados de un suceso, no se puede conocer a pleno ese suceso, ni hacer una verdadera investigación periodística, sin el testimonio de todos los protagonistas, que en grandes temas se cuentan por decenas.

  4. Negocios son negocios. y los medios (no voy a decir “el periodismo”, pero sí los medios) no van a dejar de acomodar las cosas según convenga a su 4to poder. Habrá alguno que sí, habrá alguno que “por un tiempo”…pero la inocencia la perdí a los 13 años.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *